05. La bendición por la Torá es para todo el día.

Se recitan las bendiciones por la Torá por la mañana junto con las bendiciones matinales, siendo las primeras efectivas para todo estudio que la persona lleve a cabo a lo largo del día. Aunque más tarde vaya a comer o trabajar, cuando retorne a su estudio no tiene que recitar nuevamente las bendiciones por la Torá.

En esto difieren las bendiciones por la Torá de las demás bendiciones por el cumplimiento de preceptos ya que cada vez que una persona vuelve a cumplir con un precepto precisa recitar de nuevo la bendición correspondiente, por cuanto que cada uno de estos mandamientos tiene un momento preciso para su cumplimiento. Por ejemplo, el precepto de la Sucá requiere que la persona coma y duerma en ella, pero el resto del tiempo es libre de ir a donde le plazca. También el precepto del Talit (manto de oración) se puede cumplir en un instante del día, por lo tanto, cada vez que la persona entra a otra comida en la Sucá o se envuelve nuevamente en su Talit, debe recitar nuevamente la bendición correspondiente al precepto en cuestión.

Empero, el precepto de estudiar Torá es de carácter general e incluye a todos los días y las horas de la persona, tal como está escrito (Iehoshúa 1:8): «meditarás en él día y la noche». Una persona que ha estudiado por la mañana, corresponde que agregue más tiempo de estudio por la noche, o en cualquier hora que se le libere (Tosafot Berajot 11(B) ‘שכבר’). Además, aunque una persona no se dedique al estudio de la Torá, ésta orienta su vida en cuestiones de Halajá, ética y creencias. Incluso cuando la persona evacúa, si bien en ese preciso momento tiene prohibido pensar sobre palabras de Torá, hay reglas halájicas que regulan su conducta en el excusado, por lo que la persona no se desconecta de la Torá en ningún momento ni en ningún sitio (ver en Agur 1 citado por el Beit Iosef 47:11). Por esta razón, la bendición por la Torá que se recita en la mañana, mantiene su vigencia para el estudio de todo el día sin que ninguna actividad u ocupación puedan considerarse interrupción (Shulján Aruj 47:10).

Esta entrada fue publicada en 10. La bendición por la Torá. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *