03. ¿Es preceptivo como orden de la Torá recitar la bendición?

«Dijo Rabí Iehuda en nombre de Rav: ¿de dónde aprendemos que recitar la bendición previo al estudio es precepto de la Torá? Por cuanto que está  escrito (Dvarim 32:3): «Cuando invoque el Nombre del Eterno, glorificad a nuestro D´s» (Talmud Babilonio Tratado de Berajot 21(A)). Esto es, toda la Torá es considerada como nombres del Santo Bendito Sea (Zohar II 87:1, Tikunei Zohar 410:10) ya que Él se nos presenta como completamente oculto y mediante la Torá se revela en el mundo. Por esto está escrito «Cuando invoque el nombre del Eterno», antes de que estudiéis Torá «glorificad a nuestro D´s», recitad la bendición a Quien la entregó.

Si bien en la práctica, en opinión del Rambám y del Shulján Aruj (Oraj Jaím 209:3), las bendiciones por la Torá fueron ordenadas por los sabios y lo interpretado o extraído del versículo sirve como mera inspiración o referenciación en el texto (Asmajta). De acuerdo a esto, en caso de existir duda de si se recitó o no la bendición, se aplica el criterio más flexible y no se recita. Esa es la usanza de los sefaradíes (Kaf HaJaím 47:2). En opinión de la mayoría de los sabios medievales entre los que cabe mencionar al Rambán y al Rashbá, es precepto de la Torá recitar la bendición previo a su estudio, por lo que en caso de duda se debe aplicar el criterio más estricto y recitarla, de acuerdo con la regla que indica que en caso de duda sobre un precepto de la Torá se debe aplicar criterio estricto («safek deoraita lejumra«), siendo esta la usanza de los ashkenazíes.

De todas maneras, todos coinciden en que si alguien duda respecto de si recitó o no la bendición por la Torá, es mejor escuchar su recitado. De no existir tal posibilidad, si la persona en su rezo está próxima  a pronunciar la bendición de «Ahavat Olám«, ha de poner allí intención de cumplir con ésta  su deber de agradecer por la recepción de la Torá. Empero si aún no es hora de rezar y no hay quien pueda recitar la bendición en voz alta, quien considera que el deber de bendecir tiene su origen en la Torá debe aplicar criterio más estricto y hacerlo para salir de dudas, aunque alcanza con que diga solo la tercera bendición «Asher bajar banu» («que nos escogió») que es la más importante de las tres.

Esta entrada fue publicada en 10. La bendición por la Torá. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *