10. Fuera de Israel.

https://ph.yhb.org.il/es/03-13-10/

Los sabios establecieron que se demore o posponga el inicio de los pedidos por lluvia en Babilonia hasta los sesenta días de la temporada o «tekufá«, lo cual acaece el cuatro o el cinco de diciembre. Esto se debe a que ese país cuenta con abundantes recursos hídricos suplidos por los ríos Éufrates y Tigris, por lo que no es necesario comenzar a pedir precipitaciones ni bien comienza el invierno. Todos los judíos que viven en las diásporas siguen a Babilonia y comienzan a pedir lluvias a los sesenta días de la temporada invernal (Shulján Aruj 117:1).

En el caso de una habitante de la tierra de Israel que sale del país por varios meses: algunos juristas  opinan que debe pedir lluvias según la fecha habitual en Israel pues allí está su casa (Prí Jadash). Otros consideran que debe pedir según la costumbre del país en el que se encuentra (Birjei Iosef). La mejor forma de cumplir con todas las opiniones es, que en todo caso en el que se despiertan dudas, que pida por lluvias en la bendición de «Shomea Tefilá» (la décimo sexta) y no en la (novena) de «Birkat Hashanim» (Peninei Halajá Tefilá 18:6).

. En aquellos países que se necesitan lluvias en la primavera no habrán de continuar pidiendo por éstas luego de Pesaj en la bendición de «Birkat Hashanim«, sino que su caso es considerado como el de individuos particulares, por lo que rezarán por las lluvias en la bendición de «Shomea Tefilá«, espacio natural para elevar pedidos personales (Shulján Aruj 117:2 y si se equivocó ver en Peninei Halajá 18).

En los países que se encuentran al sur de la línea del Ecuador, por ejemplo Argentina, Brasil y Australia, se piden lluvias cuando es el invierno de la tierra de Israel. Si bien esos meses corresponden al verano del hemisferio sur, dado que la tierra de Israel es la más importante del mundo, todos van según ésta y piden lluvias en su invierno. Si necesitan pedir lluvias para sí mismos podrán hacerlo en la bendición «Shomea Tefilá«.

Sin embargo, en los países en los que la lluvia de verano puede ser dañina no se sigue a la tierra de Israel,  a fin de no pedir algo que resulte una maldición para los lugareños. En ese caso en la novena bendición «Barej Aleinu» recitarán la versión estival y en la décimo sexta «Shomea Tefilá» pedirán por lluvias. En este caso, en el invierno del hemisferio sur se pide lluvia para el país de residencia y en el invierno de la tierra de Israel se pide lluvia para ésta.

Quien viaja  desde la tierra de Israel o desde el hemisferio Norte para visitar el hemisferio Sur, aunque las lluvias en el país que visita sean dañinas se continúa pidiendo de acuerdo al invierno Eretz-israelí (Shearim Hametzuianim Bahalajá 19:3).

Esta entrada fue publicada en 13. Errores, olvidos y menciones.. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *