01. La preservación del jametz mediante su venta a un gentil

Todo judío debe eliminar su jametz hasta el mediodía del día 14 de Nisán. A los efectos de no perder una gran cantidad de este, los judíos solían planificar sus compras y la preparación de sus alimentos de modo tal que pudiesen terminar sus leudos hasta Pesaj, y el pequeño restante usarlo para cumplir con excelencia el precepto de la eliminación del jametz mediante el quemado.

Empero, a veces la planificación no es exitosa y un judío puede llegar a una situación en la cual se queda con una gran cantidad de alimentos jametz antes de Pesaj. Entonces, si no le importa la pérdida económica puede eliminarlo mediante su quema o regalárselo a un gentil honesto merecedor de tal presente. Sin embargo, si el judío no quiere perder el valor económico del jametz, puede vendérselo a un gentil antes de Pesaj, pues mientras no llega la hora en la cual se torna prohibido obtener beneficio del jametz se permite venderlo y recibir por este su valor. La prohibición de obtener beneficio del jametz comienza a la sexta hora del día 14 de Nisán y hasta entonces está permitido venderlo.

Esta posibilidad es de gran importancia para los comerciantes de alimentos que llegan a Pesaj con un stock importante de jametz y precisan vendérselo a un gentil para salvarse de la importante pérdida. Incluso si no se encuentra un gentil realmente interesado en adquirir todo el jametz, nuestros sabios dijeron que está permitido decirle a este: «aunque usted no necesite una cantidad tan importante de leudo, compre todo mi jametz a su precio habitual y si quiere – se lo compraré de vuelta después de Pesaj» (según Tosefta Pesajim 2:7).

Esta entrada fue publicada en 06. Venta de Jametz. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *