03. ¿Acaso el cuidado de la matzá requiere de la intención de cumplir con un precepto?

El cuidado de las matzot con las cuales se habrá de cumplir con el precepto de la ingestión de panes ácimos en la noche del Seder encierra dos significados. El primero, extremar el cuidado de evitar la fermentación. El segundo, que la elaboración de la matzá sea llevada a cabo con una intención especial, en aras del cumplimiento del precepto de ingerirla en la noche del quince de Nisán. Por lo tanto, se debe cuidar que las matzot sean amasadas y horneadas a manos de judíos observantes, en quienes se pueda confiar que tendrán la intención de elaborarlas en aras del cumplimiento del precepto y no a manos de gentiles, menores de edad o discapacitados mentales, que no nos proveen la certeza de que tendrán la intención adecuada (Sheiltot, Rashbá).

Hay juristas que ponen en tela de juicio el segundo significado, y en su opinión, el precepto de cuidar las matzot implica una extrema supervisión únicamente en el caso de aquellas que van a ser ingeridas la primera noche, sin que sea necesario que la elaboración en sí de las mismas se lleve a cabo con una intención especial. Por lo tanto, también gentiles y menores de edad son aptos para amasar y hornear estas matzot, a condición de que un judío adulto los supervise y cuide que sean suficientemente ágiles en su labor para que la masa no leude y la supervisión sea con la intención de cumplir con el precepto de comer matzá la noche del quince de Nisán (Rabí Aharón Haleví).

En la práctica, durante el amasado es necesario poner énfasis en los dos significados del cuidado, y por ello es menester que sean judíos quienes procesen la masa y horneen las «matzot mitzvá» teniendo la precaución de que ésta no leude y además, con la intención («kavaná») de que sean elaboradas para cumplir con el precepto de ingerir matzá en la noche del Seder. Sin embargo, durante la cosecha del cereal y durante su molienda alcanza con poner atención al primer significado únicamente y por ello está permitido que ambos procedimientos sean efectuados por gentiles, a condición de que se cuente con la supervisión permanente de un judío que vigile que no tenga lugar fermentación alguna durante el proceso (Shulján Aruj 460:1, Mishná Berurá 460:3, Sha´ar Hatziún 4).

A priori, antes de comenzar la elaboración de las matzot se debe recitar en voz alta que toda la labor a realizar es en aras de producir «matzot mitzvá» y si sólo pensó en ello mas no lo declaró, a posteriori se cumplió igualmente con el requerimiento (Beur Halajá 460:1, según Prí Megadim). La intención de la elaboración debe enfocarse en las matzot que se comen en la noche del Seder; en caso de que la intención se haya enfocado genéricamente en «matzot para Pesaj» se cumplió igualmente con la norma (Shulján Aruj HaRav 453:14).

Esta entrada fue publicada en 12. Leyes referentes a la matzá. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *