01. El precepto de ingerir matzá

La Torá nos ordena comer matzá la noche del quince de Nisán, tal cual está escrito (Shemot-Éxodo 12:18): «por la noche, habréis de comer panes ázimos» y además está escrito (ídem 15): «Siete días pan ázimo comeréis«. Por medio de las reglas de interpretación exegética de la Torá nuestros sabios dedujeron que la intención del texto no es que comamos panes ácimos durante todos los siete días, sino que se trata del alimento principal que se come durante toda la fiesta en sustitución del pan, mas quien prefiera contentarse con ingerir frutas, verduras, lácteos y carne durante esos días puede hacerlo.

En términos simples digamos que quien ingiere matzá los siete días de Pesaj no cumple con un precepto y, tal como dijeron nuestros sabios, comer matzá los siete días de Pesaj es «opcional» («reshut») (Talmud Babilonio Tratado de Pesajim 120(A)). Sin embargo, muchos de los grandes eruditos escribieron que si bien la ingestión de matzá es preceptiva únicamente en la noche del Seder al grado de que sólo en esa oportunidad se recita la bendición especial de «al ajilat matzá» («que nos ordenaste ingerir matzá»), el resto de los días si bien no es obligatorio ingerirla – quien lo hace cumple un precepto. El hecho de que nuestros sabios hayan categorizado como «opcional» la ingesta de matzá durante todos los días de Pesaj posteriores a la noche del quince indica que en comparación con el deber de la ingesta en la noche del Seder, el resto de los días de la fiesta un judío tiene la potestad de decidir si desea o no continuar cumpliendo con el mandato festivo ingiriendo panes ácimos. Según la opinión de los sabios, un texto bíblico no se desprende de su sentido literal («ein hamikrá iotzé midei peshutó») y está escrito (Shemot-Éxodo 12:15): «Siete días pan ázimo comeréis». Esto es lo comentado tanto por Ibn Ezra como por Jezkuni, lo mismo se desprende de los escritos del Rosh y así acostumbró a actuar el Gaón de Vilna. Empero, también según estos sabios el precepto implica ingerir el equivalente al volumen de una aceituna («kazait» o 29 g.) en cada comida y quien ingiere más que esto no lleva a cabo un mejor cumplimiento.

Esta entrada fue publicada en 12. Leyes referentes a la matzá. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *