08. Otras reglas referentes a las matzot

https://ph.yhb.org.il/es/04-12-08/

Se debe calentar muy bien el horno para que inmediatamente después de introducir la masa en su interior esta comience a hornearse, pues si la temperatura no ha de ser suficientemente alta la masa puede leudar antes de hacerse. Asimismo, es claro que no se debe hornear al sol, y de haberlo hecho, aunque la temperatura haya sido muy elevada y sea claro que la masa no leudó, con esta matzá no se cumple con el precepto de la ingestión en la noche del quince de Nisán, pues ésta es llamada «pan de la pobreza» y si se horneó al sol no entra en la categoría o denominación de pan (Shulján Aruj HaRav 461:6).

Sin embargo, no es necesario hornear las matzot directamente al fuego, sino que también se puede hornear haciéndolo arder debajo de una chapa o una superficie cerámica, de modo tal que al colocar la masa sobre estas se cocine perfectamente ya que se encuentran a una muy elevada temperatura (Shulján Aruj 461:2). Asimismo, se puede hornear en un horno eléctrico, puesto que se calienta mediante cuerpos metálicos incandescentes que se asemejan al fuego. Empero, existe duda respecto de las matzot hechas en un horno de microondas, ya que hay juristas que sostienen que no son aptas para cumplir con el precepto de ingerir pan ácimo la noche del quince de Nisán pues no se hornearon al fuego (para Rabí Shlomo Zalman Auerbach estas matzot no son aptas y según el Rabino Israelí sí lo son, Mikraei Kodesh Harari p. 335).

No se adorna las matzot con dibujos, no sea que para efectuarlos se mantenga la masa en reposo y en el ínterin leude. En Pesaj no se hace una matzá de un grosor mayor a un palmo («tefaj» 7.6 cm.) pues se teme que el fuego no logre cocerla adecuadamente y entonces ésta fermente (Shulján Aruj 460:4-5). Empero, está permitido elaborar matzá cuyo grosor sea levemente inferior a un palmo. La usanza de los judíos ashkenazíes es elaborar matzot finas y duras para que de esa forma el fuego las pueda cocer bien y casi que no cabe temer que puedan poseer jametz (ver Ramá 460:4). Entre los sefaradíes hay quienes acostumbran a hacer matzá del grosor de un dedo y otros acostumbran a hacerla crocante como los ashkenazíes, ya que la hornean varios días antes de Pesaj y en caso de que no sean finas y crocantes no se conservan bien hasta la fiesta (Kaf HaJaím 460:44).

No se cumple con el deber de ingerir matzá mediante panes ácimos robados o hurtados (Shulján Aruj 454:4). A veces, una persona toma matzá sin pagarla de inmediato, pero en caso de que el vendedor exprese su deseo de recibir el pago en el acto, el adquirente deberá abonar lo que se le pide. En caso de que el vendedor sea quien va tras el comprador en procura de que le abone y el adquirente le responde con esquivos, este último no habrá de cumplir con el precepto de ingerir matzá pues los panes ácimos no le pertenecen (Mishná Berurá 454:15).

Esta entrada fue publicada en 12. Leyes referentes a la matzá. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *