05 – Grama y el modo de apagar el fuego de la hornalla

Nuestros sabios aprendieron del versículo (Shemot-Éxodo 20:9) «No harás ninguna labor» que la Torá prohíbe realizar labores, pero si la labor se realiza por sí misma, aunque sea la persona la que provoque que esto ocurra – entra en la categoría de grama y no está prohibida por la Torá, por lo que en caso de gran necesidad – nuestros sabios permitieron en Shabat la realización de labores de modo grama. Por ejemplo, si se desata un incendio, está permitido colocar recipientes con agua en torno al sitio del siniestro de modo tal que cuando el fuego llegue hasta ellos los utensilios se quemen, sean perforados y entonces el agua contenida por estos fluya y apague el incendio (Talmud Babilonio Tratado de Shabat 120(B), Shulján Aruj 334:22). Así se sentenció, de hecho, por lo que en Shabat está permitido realizar una labor en modo grama para evitar pérdidas materiales, para cumplir con un precepto o en caso de otra gran necesidad. Eso sí, de no mediar una de estas causas – está prohibido causar que una labor se realice por sí misma (Ramá 334:22).

En lo que respecta a Yom Tov los juristas están divididos. Algunos sostienen que la norma en Yom Tov es similar a la que rige en Shabat mientras que otros entienden que en Yom Tov el modo grama está permitido a priori, especialmente en las labores de encender y apagar fuego cuya prohibición es únicamente de origen rabínico. En la práctica, se puede ser flexible en el tema de grama, aunque no medie una gran necesidad, empero, de no mediar necesidad alguna – lo correcto es adoptar una actitud estricta.

En el pasado, cuando se deseaba cocinar en Yom Tov, se tomaban unos leños, se colocaba en el horno la cantidad necesaria para la cocción del potaje o guiso, y se los encendía por medio de un fuego preparado en víspera de la festividad. Tras concluir la cocción el fuego solía extinguirse por sí mismo, ya que a priori se habían colocado los leños necesarios y no más que eso. Empero, en la actualidad que cocinamos con gas, el problema consiste en cómo apagar el fuego.

Una de las soluciones es que se apague en modo grama, o sea, que tras la conclusión de la cocción se coloque sobre el fuego una caldera – kumkum – repleta de agua, de manera que al hervir se derrame y apague el fuego de la hornalla. Acto seguido se cierra el gas. En este caso es importante tener el cuidado de usar el agua caliente obtenida para, por ejemplo, hacer té o lavar los platos de modo tal que no haya sido calentada en vano.

Una forma más cómoda y efectiva de apagar el gas, es mediante un timer que se instala y activa especialmente para cocinar en Yom Tov. Se trata de un reloj con un mecanismo que mientras funciona permite el acceso de gas a la llama, pero que al llegar al final del tiempo estipulado se desconecta y provoca que la llama se extinga. Antes de comenzar a cocinar se estipula en el mecanismo el número de minutos que se desea que el gas funcione, se toma fuego de una vela previamente encendida en víspera de Yom Tov y se enciende la hornalla. Una vez transcurrido el tiempo prefijado el timer interrumpe el suministro de gas.

Índice de halajot en el capítulo

Índice de capítulos

Conjunto de libros Peninei Halajá en español /11 volúmenes
Ordenar ahora