06- ¿Cómo deben encender velas dos familias que comen juntas en Shabat?

https://ph.yhb.org.il/es/01-04-06/

Cuando una familia se hospeda en la casa de otra, hay quienes opinan que sólo el ama de casa debe encender velas recitando la bendición correspondiente, mientras que la invitada enciende velas sin recitarla, pues estamos ante la duda de si el encendido es necesario. Esta es la opinión del Shulján Aruj y esta es la usanza en muchas comunidades sefaradíes. De acuerdo a la mayoría de los juristas y entre ellos el Ramá, la invitada puede recitar la bendición del encendido, ya que cada vela adicional aumenta la luminosidad. Esta es la usanza de todos los ashkenazíes y de algunas de las comunidades sefaradíes, como el caso de los inmigrantes de Marruecos.

En la práctica, hoy en día esta duda es conciliable ya que en todas las casas hay varias habitaciones y se acostumbra a adjudicar una habitación a los invitados, y en ese cuarto, según todas las opiniones, la invitada puede encender velas y recitar la bendición. Si la cocina se encuentra separada del salón comedor, la invitada puede encender allí velas y recitar la bendición. De todas maneras el encendido más importante es allí donde se cena, pero es preceptivo que haya también luz en el resto de las habitaciones, por lo tanto cuando dos familias pasan juntas el Shabat es conveniente que el ama de casa encienda sus velas cerca de la mesa y las invitadas lo hagan en otros sitios, como por ejemplo, la cocina y los dormitorios (ver Mishná Berurá 263:38 y ver arriba inciso 2).

Es así que cuando se adjudica un apartamento especial para los huéspedes, conviene que la invitada encienda allí velas y recite la bendición. A los efectos de que se pueda disfrutar de la luz al regresar de la cena sabática, es menester que se enciendan velas grandes de larga duración. En caso de que las velas que se encienden sean de duración común, es conveniente que la invitada se quede a su lado hasta que oscurezca, o bien, que uno de los miembros de su familia antes de ir a la cena de los anfitriones pase por el apartamento y vea las velas. En caso de que nadie vea las velas una vez iniciado el Shabat no se lo estaría honrando, y en ese caso tanto el encendido como el recitado de la bendición serían en vano.

En los hoteles donde todos los huéspedes comen juntos en un mismo salón comedor, es bueno que sólo una mujer encienda y recite allí la bendición y las demás lo hagan en sus propias habitaciones (Shmirat Shabat Kehiljatá 45:9). Empero, en la mayoría de los hoteles está prohibido por temor a incendios que los huéspedes enciendan velas en las habitaciones. A tales efectos y para permitirles el encendido, se prepara una mesa especial en el salón comedor con velas para todas las señoras. Según la tradición ashkenazí y la de algunas comunidades sefaradíes, las señoras pueden encender allí sus velas y recitar la bendición. De acuerdo a la tradición de la mayoría de las comunidades sefaradíes, sólo la primera que enciende recita la bendición mientras que las demás lo hacen sin recitarla.

Existe otra posibilidad y es que una señora encienda velas en el comedor y recite la bendición y todas las demás enciendan un foco eléctrico en sus respectivas habitaciones, pues ya vimos en el inciso anterior que de acuerdo a la enorme mayoría de los juristas se puede cumplir el precepto de esta manera. Inclusive, quienes actúen conforme a la opinión de Ramá, es mejor que enciendan un foco eléctrico en la habitación, ya que es preferible  cumplir con el precepto de esta manera y no en un sitio en el cual algunas de las opiniones sostienen que no se debe hacerlo. Además, es mejor encender un foco eléctrico en la habitación que encender muchas velas en el salón comedor.

Empero, cuando los focos eléctricos del hotel son únicamente de gas neón, no se debe recitar bendición al encenderlos pues carecen de filamento incandescente como la vela. En este caso, según la tradición ashkenazí, es mejor que todas las señoras enciendan velas en el salón comedor. De acuerdo la usanza ashkenazí y de parte de las comunidades Sefaradíes se han de encender con recitado de la bendición y según la tradición de la mayoría de las comunidades sefaradíes, la primera señora en encender recita la bendición y las siguientes encienden sin recitarla. Quienes procuren cumplir el precepto con excelencia han de preparar un foco eléctrico de filamento incandescente y una toma de corriente con un «timer», para de esta manera cumplir con el precepto en su completitud en la habitación, encendiendo y recitando la bendición.

Esta entrada fue publicada en 04. El encendido de las velas de Shabat.. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *