02 – Detalles de la labor de encendido de fuego.

https://ph.yhb.org.il/es/01-16-02/

Quien enciende cualquier tipo de fuego por necesidad trasgrede una prohibición de la Torá. No hay diferencia alguna si el fuego se encendió mediante el frotar de dos piedras, mediante una lupa que concentra los rayos solares sobre la paja, eléctricamente o mediante un fósforo, o si el fuego se va a encender mediante aceite, querosén o electricidad. Si se tuvo la intención de obtener fuego y se obtuvo – se trasgredió una prohibición de la Torá.

Empero, quien genera chispas insignificantes no trasgrede la prohibición de la Torá y si las chispas se generaron involuntariamente – no hay prohibición alguna. Por lo tanto, en Shabat se permite usar prendas de tejido sintético o de lana a pesar de que al vestirlas o quitarlas se pueden generar chispas, ya que estas surgieron involuntariamente y por lo tanto no están prohibidas (Shmirat Shabat Kehiljatá 15:76, Iejavé Da´at 2:46).

La Torá prohíbe tanto el encendido de un nuevo fuego como el aumento de su intensidad. Si bien en días festivos («Yamim Tovim«) está prohibido encender fuego, mas se permite aumentar la intensidad de uno ya existente, en Shabat este incremento se prohíbe. Por ejemplo, está prohibido aumentar la intensidad del fuego en la hornalla de la cocina mediante el giro del botón que aumenta el flujo del gas. Asimismo, está prohibido suministrar más combustible a un horno para aumentar la intensidad del fuego. Agregar aceite a una vela encendida está también prohibido por la Torá (Talmud Babilonio Tratado de Beitzá 22(A)).

También se prohíbe revolver brasas ya que esta acción conlleva un aumento en la intensidad del fuego (ídem Kritot 20(A)). Tampoco está permitido abrir un horno a leña ya que esto permite que entre viento y se intensifique el fuego (Mishná Berurá 259:21). En caso de que el horno a leña esté abierto o si arde una fogata en un ámbito cerrado, se prohíbe abrir una ventana o puerta frente al fuego no sea que el viento que ingrese intensifique la combustión. En caso de que no sople viento en absoluto se permite abrir puerta o ventana (Shulján Aruj 277:2).

Cuando arde una vela de aceite sobre la mesa se debe tener recaudo de no sacudirla bruscamente, no sea que el aceite se acerque a la llama y esta aumente su intensidad, con lo cual se estaría trasgrediendo la prohibición de encender fuego. Empero, en el caso de una vela de parafina (o sebo) o una vela de aceite con mecha flotante, no se teme que sacudir la mesa pueda causar una intensificación de la llama (Mishná Berurá 277:18).

Esta entrada fue publicada en 16. Encender y apagar un fuego. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *