04 – Leyes referentes a las velas de Shabat.

https://ph.yhb.org.il/es/01-16-04/

Cuando una vela arde en el hogar, se debe tener cuidado de no abrir una ventana o una puerta frente a esta para evitar que el viento la apague. Aunque fuera de la casa sople una brisa suave que no puede apagar la vela, tampoco se permite abrir la ventana por temor a que justo en ese momento se incremente la intensidad del viento y resulte que la apertura causó la extinción de la llama. En caso de que no sople brisa alguna, hay juristas que prohíben abrir la ventana y otros que lo permiten. En caso de necesidad, como por ejemplo si hace calor en la habitación, se permite abrir la ventana conforme a la opinión más flexible (Mishná Berurá 277:3).

Se permite abrir una ventana o puerta en un sitio en el cual aunque sople un fuerte viento afuera no puede apagar la llama; por ejemplo, cuando la ventana o la puerta están muy lejos de la vela o si la ventana está en un ángulo tal que muy poco viento puede entrar por ella. En el caso de que el viento pueda mover la flama hacia arriba, abajo o los costados, mientras no se la pueda apagar – se permite abrir la puerta o la ventana (Shulján Aruj 277:1, Menujat Ahavá III 26:6).

En caso de que se encendieron velas antes de Shabat frente a una ventana abierta y luego comenzó a soplar viento, se permite cerrar la ventana para protegerlas ya que al hacerlo no se afecta a la vela misma sino que se evita que el viento la apague (Ramá 277:1).

Asimismo, se permite cerrar una puerta en un sitio en el cual arde una fogata. Si bien el viento que ingresa aumenta la intensidad del fuego y en la práctica, una vez cerrada la puerta el fuego disminuirá un poco, no se considera esta una acción de “apagar o extinguir fuego” ya que las leñas continuarán ardiendo normalmente y el cierre de la puerta solo impedirá que una nueva corriente de aire avive las llamas (Shulján Aruj 277:2). Empero, cuando la llama arde mediante querosén o gas no se permite disminuir el flujo de los mismos, pues se trata de una acción real de “extinción de fuego” ya que actúa sobre el material de combustión (Shulján Aruj  265:1).

Esta entrada fue publicada en 16. Encender y apagar un fuego. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *