06 – El niño pequeño es considerado como una persona enferma.

https://ph.yhb.org.il/es/01-24-06/

Los sabios prohibieron que un judío pida a un no judío en Shabat que realice para él una labor, empero, si hay un niño pequeño muy necesitado de algo específico entra en la categoría de enfermo por quien se permite pedir a un no judío que realice una labor. Por ejemplo, si el niño carece de comida y está hambriento se le puede pedir a un no judío que cocine para él. Si es muy necesario encenderle la luz – se le puede pedir a un no judío que lo haga (Ramá 276:1, Mishná Berurá 6, ver adelante 28:2). Normalmente, cuando se trata de bebés es necesario flexibilizar la norma en estas cuestiones, pero también en edades más avanzadas, si los niños están muy necesitados se puede flexibilizar para ellos igual que con un enfermo.

Un niño que aún no llegó a la edad de mitzvot (trece o doce) y sufre de un dolor o malestar, aunque este no sea muy intenso, se le pueden administrar medicinas pues tal como el decreto de no tomar medicinas no aplica sobre las personas enfermas, del mismo modo no lo hace sobre niños. En el marco de esta normativa, en caso de necesidad, se permite aplicar pomada sobre la piel del bebé a condición de que no se la esparza sino que se la deje sobre la piel tal cual salió del tubo. Si más tarde, por efecto del contacto con el pañal la pomada se esparce sola, esto no implica una acción prohibida ya que no se la desparramó para alisarla (ver adelante 28:8).

Esta entrada fue publicada en 24. Leyes referentes a los niños pequeños ("Dinei katán"). Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *