01 – El precepto de educar al niño

Es preceptivo enseñar Torá a los niños, tal como está escrito (Devarim 11:19): «Y las enseñarás a vuestros hijos». El primer cometido del estudio debe ser cuidar y cumplir con todos los mandatos de la Torá, tal como está escrito (ídem 5:1): «para que los aprendáis y cumpláis». Por lo tanto, nuestros sabios dijeron que junto con el precepto de enseñar Torá a los niños se les debe también instruir en el cumplimiento de los preceptos, pues ¿cómo se les puede enseñar Torá sin que se acostumbren a cumplirla en la práctica? Resulta entonces que según la Torá es preceptivo enseñársela a los pequeños así como acostumbrarlos en términos generales, al cumplimiento de los preceptos; empero, el modo específico de cumplir cada uno de estos fue estipulado por los sabios.

¿Desde cuándo se comienza a educar al niño pequeño en el cumplimiento de los preceptos positivos? Desde el momento en el cual es capaz de comprender sus reglas generales y cumplirlos cabalmente; cada mandato de acuerdo a la complejidad y dificultad que encierra su cumplimiento. Por ejemplo, el precepto del «tzitzit», se le enseña al niño desde el momento en que es capaz de envolverse en este, dejar dos flecos hacia adelante y dos hacia atrás y recitar la bendición. Empero, en el caso de los «tefilín», dado que se debe tener cuidado de colocarlos con el cuerpo limpio y sin que medie distracción, esto se comienza a hacer únicamente próximo a la edad de Bar Mitzvá (Talmud Babilonio Tratado de Sucá 42(A), Mishná Berurá 343:3).

Lo que se dice en cuanto a que la edad de enseñar a cumplir los preceptos («guil jinuj») es en torno  a la edad de seis o siete años, se refiere a que en esa etapa se comienza a enseñarle al niño Torá de modo serio, y por lo tanto el niño puede comenzar a cumplir la mayor parte de los preceptos conforme a sus reglas. Lo mismo ocurre en lo relativo al rezo y al recitado de bendiciones, pues entonces la mayor parte de los niños pueden comenzar a aprender a cumplir con estos como corresponde. Empero, se comienza a acostumbrarlos a recitar bendiciones y algunos rezos a partir de los tres años, que es la edad en que se comienza a enseñarles algo de Torá (Talmud Babilonio Tratado de Baba Batra 21(A), ídem Tratado de Sucá 42(A), Shulján Aruj Ioré Deá 245:5).

Otro tanto ocurre respecto al kidush y la havdalá; se acostumbra a los niños a escucharlos a partir de los tres años de edad. Desde el  momento en el cual el niño pequeño es capaz de entender el tema del Shabat y puede cumplir cabalmente con el Kidush y la havdalá como corresponde, se pone hincapié en que los escuche en su totalidad. Y si no se encontraba presente cuando se recitaron, deberá hacerlo por sí mismo.

Esta entrada fue publicada en 24. Leyes referentes a los niños pequeños ("Dinei katán"). Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *