08 – Otros entretenimientos y los juegos de patio.

Se permite estirar el resorte de un autito de juguete para que se desplace un poco, a condición de que no haga sonar ninguna bocina ni encienda luces (arriba 15:8). Asimismo está prohibido jugar con cualquier juego que esté activado con baterías (arriba 17:2).

Está prohibido inflar un globo para evitar que se lo ate o amarre. Empero, si se trata de un globo que se acostumbra a cerrar con un tapón sin necesidad de amarrarlo y ya se lo infló anteriormente aunque sea una vez, se lo podrá inflar (arriba 15:8).

Los niños pequeños tienen prohibido jugar en Shabat con juguetes que fungen como instrumentos musicales, por ejemplo trompetas, pianos, campanas y matracas. Estos juguetes son «Muktzé». Sin embargo, se permite dar al bebé un juguete que genera sonido cuando se lo mueve o se lo presiona, pero un mayor de edad no puede hacerlos sonar (Mishná Berurá 338:1, Beur Halajá ‘אבל’, Shmirat Shabat Kehiljatá 16:2-3).

Arena es «Muktzé», pero si se la preparó para entretenimiento de los niños no lo es (arriba 23:3). Se permite jugar con esta a condición de que sea fina y seca y no se puede construir con ella figuras. Empero, si la arena está húmeda, dado que se puede hacer en ella hoyos o emparejarlos, no se puede jugar con esta porque se incurriría en la labor de «construir». Está prohibido humedecer arena para no incurrir en la prohibición de «amasar» (arriba 15:2).

No se permite jugar con canicas o bolitas sobre la tierra para evitar emparejar hoyos a los efectos de que estas giren derechas. Asimismo, se prohíbe jugar sobre tierra cualquier juego que requiera que esta esté lisa para evitar que se emparejen hoyos. Inclusive si el suelo está embaldosado, no se permite jugar a ese juego no sea que después se continúe sobre suelo no embaldosado  y se empareje el terreno. Empero, se permite jugar sobre el piso interior de la casa ya que hoy día todas tienen piso de baldosa y no se teme que se continúe jugando afuera en un sitio carente de baldosas (arriba 15:2).

Se permite jugar con carozos de damasco tal como acostumbran a hacerlo los niños, ya que ellos los destinaron para ese fin con anterioridad y por lo tanto no se los considera «Muktzé» como el resto de las semillas o carozos de frutas. Asimismo, los carozos extraídos de un damasco en Shabat tampoco son «Muktzé» ya que es muy común jugar con estos (ver Shmirat Shabat Kehiljatá 16 observación 33).

Está permitido hamacarse en columpios, pero si están pendiendo de un árbol aunque sea sólo de uno de sus lados – estará prohibido. Esto se permite si el columpio pende de una estaca  clavada en el árbol, (arriba 19:7).