02. No dedicarse a las ocupaciones diarias antes de rezar.

https://ph.yhb.org.il/es/02-12-02/

A partir que despunta el alba, está prohibido ocuparse de sus tareas antes de rezar. Esto se debe a que los aspectos ligados a la santidad preceden a lo mundano y el honor celestial a las necesidades terrenales. Por lo tanto, es menester alabar primeramente a D´s y rezar ante Él y solo después dedicarse a las ocupaciones diarias. Nuestros sabios dijeron que (Talmud Babilonio Tratado de Berajot 14(A)) «Todo aquél que primero reza y luego sale a su camino, el Santo Bendito Sea colma sus deseos».

Es preferible rezar solo y luego comenzar a trabajar a primero trabajar para  luego suspender y rezar con Minián. Por ejemplo, quien precisa comenzar a trabajar a las seis y media y donde vive el único Minián es a las siete y media, es mejor que rece solo antes de comenzar su jornada laboral, para así no anteponer su trabajo al rezo (Mishná Berurá 89:20).

Empero, antes que despunte el alba se puede comenzar a trabajar, puesto que todavía no es horario de rezar Shajarit y no se considera que su labor anteceda al rezo. En este caso se debe poner atención de recitar primero las bendiciones matinales, puesto que éstas se recitan inmediatamente después de levantarse. Quien empieza a trabajar antes que haya despuntado el alba podrá continuar haciéndolo ininterrumpidamente después de este horario siempre y cuando alcance a rezar Shajarit antes de que se pase el horario del rezo (Shulján Aruj 89:7, Mishná Berurá 89:37 y 70:23).

Esta entrada fue publicada en 12. Antes de Shajarit. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *