08. El caso del novio, el padre del niño a circuncidar en ese día, su padrino, su circuncidador y otras personas en circunstancias alegres.

https://ph.yhb.org.il/es/02-21-08/

No se recita Tajanún en un Minián en el cual participan personas en circunstancias de alegría por cumplimiento de un precepto. Por lo tanto, no se recita Tajanún donde está rezando un novio en los siete días  de su banquete. Empero en Shajarit y Minjá previos a la boda se recita, mas si se lleva a cabo un servicio de Minjá contiguo al  salón de la fiesta no se recita Tajanún.

Asimismo en un Minián en el que reza uno de los involucrados en la alegría de un Brit no se dice Tajanún. Los involucrados son: el padre del bebé, el circuncidador (Mohel) y el padrino (Sandak). La exención del Tajanún se prolonga desde la mañana hasta el final del banquete, esto es, si la circuncisión tiene lugar por la mañana en Shajarit no se recitará Tajanún. Si la circuncisión es posterior al rezo de Minjá se omite el Tajanún tanto en Shajarit como en Minjá (Mishná Berurá 131:22, ver Piskei Teshuvá 19).

No solamente en el Minián de los involucrados en la alegría se omite el Tajanún, sino que también en la sinagoga donde se llevará a cabo la ceremonia. En el caso de un edificio en el cual hay varias salas de oración, el Tajanún se omite sólo en la sala en la que tendrá lugar la ceremonia. Si se trata de una misma comunidad, en todas las salas de oración se omite el Tajanún.

En el caso de un Bar Mitzvá: muchos acostumbran a omitir el Tajanún en un Minián del cual participa el joven que ese día comienza a cumplir los preceptos, mas hay quienes acostumbran recitarlo.

Rescate del primogénito (Pidión Haben): muchos acostumbran a omitir Tajanún en un Minián en el que reza el padre del niño, mas hay quienes acostumbran a recitarlo.

En el caso de un servicio que tiene lugar junto a una fiesta de culminación del estudio de un tratado del Talmud o una fiesta de incorporación de un nuevo rollo de la Torá muchos acostumbran a omitir el Tajanún, mas hay quienes acostumbran a recitarlo.

Ya vimos anteriormente que en caso de duda lo correcto es omitir el Tajanún.

En los aniversarios del fallecimiento de grandes justos o eruditos, la mayoría de los juristas considera que se debe recitar el Tajanún siendo esta la costumbre extendida. Los juristas jasídicos consideran que quienes vivieron a la luz de las enseñanzas de un maestro determinado y estudian su prédica a diario y el día del aniversario de su fallecimiento ofrecen en su honor una comida, omiten el recitado del Tajanún. Empero el resto de los aniversarios de los demás justos deberán recitarlo.

 

Esta entrada fue publicada en 21. La inclinación sobre el rostro ("Nefilat Apáim") y las súplicas ("Tajanunim").. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *