14. ¿Se puede rezar sentado de modo fijo?

https://ph.yhb.org.il/es/03-12-14/

Tal como vimos anteriormente nuestros sabios establecieron que se rece la Amidá de pie y solo en casos especiales se puede flexibilizar la norma  y se permite el rezo sentados. Empero quien viaja a diario a su trabajo, aunque se le dificulte encontrar cuándo rezar de pie, mientras no se encuentre en circunstancias de fuerza mayor, no podrá rezar regularmente sentado

Surge el interrogante respecto de aquellas mujeres que por causa mayor se ven forzadas a rezar regularmente sentadas. Hay mujeres que prácticamente carecen de posibilidad de rezar la Amidá de pie. Ni bien se levantan por la mañana deben ocuparse de sus niños, lavarlos, vestirlos, darles de comer y mandarlos al jardín o a la escuela. Luego deben ir a trabajar para ayudar en la manutención de la familia. En sus lugares de trabajo no pueden rezar para no robar tiempo por el que se les paga. El único lugar donde estas mujeres pueden rezar la Amidá es sentadas durante el viaje al trabajo, cabe preguntarse cómo es que deben conducirse.

Se puede decir que como hay juristas que opinan que la mujer puede cumplir con su deber de rezar mediante una breve plegaria es mejor que lo hagan recitando las bendiciones matinales y las de la Torá y no rece regularmente la Amidá sentada. También se puede argüir que dado que es una causa de fuerza mayor (anusá) puede rezar regularmente la Amidá sentada. Además, no es algo totalmente regular o permanente ya que en Shabat y días festivos o de vacaciones puede rezar de pie.

En la práctica, dado que hay argumentos en ambos sentidos cada mujer puede escoger cómo actuar. Si quiere rezar al Amidá a diario podrá hacerlo sentada en el viaje al trabajo. Si no, puede optar por cumplir con su deber mediante una breve plegaria. Quien duda respecto de sus posibilidades que se asesore con un rabino. En trenes u ómnibus especiales en los que hay espacios cómodos para estar de pie, a priori, puede rezar la Amida de esta manera (Peninei Halajá Tefilá 17:14).

Esta entrada fue publicada en 12. La "Amidá" (el rezo de pie y en silencio).. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *