01) Las bendiciones por el aroma

Tal como existe un precepto de bendecir por cada alimento que se ingiere, de igual manera existe también el de bendecir por el disfrute obtenido de un aroma agradable. Si bien el disfrute del aroma es de carácter más espiritual, nuestros sabios establecieron que se bendiga por él, ya que el ser humano tiene prohibido deleitarse de este mundo sin recitar una bendición (Talmud Babilonio Tratado de Berajot 35(A), arriba 1:2). Asimismo, nuestros sabios aprendieron del versículo que reza (Salmos 150:6): «Toda alma alabará a D´s Aleluyá» – ‘¿Qué es aquello que el alma lo disfruta mas el cuerpo no? Esto es el aroma’ (Berajot 43(B)). De aquí vemos que es necesario alabar a HaShem por el deleite de un aroma agradable. Sin embargo, nuestros sabios no establecieron una bendición de agradecimiento por escuchar una voz agradable o por contemplar una vista bonita, ya que en estos casos el deleite no ingresa materialmente al cuerpo humano mientras que en el caso del aroma las partículas sí lo hacen (Mishná Berurá 216:4).

Sin embargo, no se estipuló una bendición final para el aroma ya que una vez que se deja de oler el deleite se desvanece y no queda nada de este (Shulján Aruj Oraj Jaím 216:1).

En esta bendición aprendemos a poner atención a las cuestiones sutiles y delicadas que HaShem creó en Su mundo, puesto que ellos también le reportan disfrute al hombre y enriquecen sus emociones. Dado que nuestros sabios dijeron que el alma disfruta del aroma, resulta que este puede despertar la fe en el seno de alma, refuerza las potencias espirituales de la persona y estimula en ella tanto el deseo como la añoranza por elevarse a un nivel superior más allá de los objetos concretos.

A los efectos de que el agradecimiento sea completo y diferenciado, nuestros sabios establecieron que se recite una bendición especial por cada tipo de aroma, de acuerdo al material del cual este se desprende. Existen cinco bendiciones:

  1. a) Por un aroma agradable que se despide de algún tipo de árbol, se recita: «Baruj Atá Ad-onai Eloh-einu Melej Haolam Boré Atzei Besamim» (Bendito eres Tú… que crea los árboles aromáticos»).
  2. b) Por un aroma agradable que se desprende de hierbas se recita: «…Boré Isbei Besamim» («…que crea hierbas aromáticas»).
  3. c) Por un aroma agradable que se despide de una fruta se recita: «…Hanotén Reiaj Tov Baperot» («… que da buen aroma a las frutas»).
  4. d) Por un aroma agradable que se despide de objetos o materiales sintéticos se recita: «…Boré Minei Besamim» («…que crea variedad de fragancias»).
  5. e) Por un aroma agradable que se desprende del aceite de persimón[1] se recita: «…Boré Shemen Arev» («…que creas aceite agradable»). En la actualidad este aceite no existe.

La bendición de «Boré Minei Besamím» es especial por cuanto que, a posteriori, incluye a todos los tipos de fragancias ya que en definitiva, provengan de donde provengan, todos los perfumes son una forma o variedad («Minei») de fragancia. Por ello, cada vez que existe la duda respecto del tipo de aroma que se percibe – se recita «Boré Minei Besamím» (Shulján Aruj 216:2, ver adelante en la halajá 5 las definiciones de hierbas y árboles).

Por esta razón, según la usanza ashkenazí se acostumbra recitar durante la Havdalá la bendición de «Boré Minei Besamím» por todos los tipos de fragancias empleadas, ya que en muchos casos se desconoce si el aroma en cuestión proviene de un árbol o de una hierba por lo que se teme incurrir en un error. Empero, si se bendice siempre «Boré Minei Besamím», de todas maneras – se cumple con el deber. Según la usanza sefaradí, cuando se conoce el origen de la fragancia – se recita la bendición específica correspondiente (Mishná Berurá 297:1, Kaf HaJaím 31).


[1].El aceite de Persimon es llamado en hebreo bíblico «Tzori» y es la savia que se extrae del árbol llamado bálsamo y no se trata del fruto que recibe ese nombre en la actualidad («Afarsemón», «Persimon», «Caqui»). Este aceite era considerado de excelsa calidad y era producido en la tierra de Israel de donde se comercializaba a todo el mundo. En honor a la tierra de Israel nuestros sabios estipularon una bendición especial para este producto (Talmud Babilonio Tratado de Berajot 43(A)).

Índice de halajot en el capítulo

Índice de capítulos