05 – Cocinar para quienes no están preceptuados

Las labores permitidas en Yom Tov fueron autorizadas para cumplir con el precepto de la alegría festiva, por lo tanto, se puede cocinar para judíos ya que están preceptuados de alegrarse en ese día, mas no se podrá para gentiles o para animales por no estarlo. Tal como está escrito (Shemot-Éxodo 12:16): «Salvo únicamente aquello que habrán de comer todas las personas, solamente esto se hará para vosotros«, lo cual fue explicado por nuestros sabios: ‘Para vosotros y no para gentiles, para vosotros y no para animales’. Por ello nuestros sabios dijeron que es mejor invitar gentiles a una comida sabática pues no se teme que se cocine para ellos, ya que en Shabat no se cocina. Empero está prohibido invitar gentiles a una comida de Yom Tov, no sea que se termine cocinando para ellos (Talmud Babilonio Tratado de Beitzá 21(B)).

Si un gentil viene a lo de un judío sin haber sido invitado, en caso de llegar después de que la comida fue preparada se le puede ofrecer sumarse a la mesa, pues no hay peligro de que se cocine de más para él. Y aunque se trate de una persona importante, dado que llegó sin invitación previa y ya se terminó de preparar la comida, mientras el judío no le insista que se quede a comer – no se teme que se cocine de más para él (Shulján Aruj 512:1, Turei Zahav 42:10).

En el caso de un sirviente gentil que habita en la casa de un empleador judío, este último puede invitar al primero a sumarse a la comida festiva y antes de colocar la olla sobre el fuego puede agregar alimentos para este. Esto obedece a que, dado que es su sirviente, el judío no se ha de preocupar tanto por honrarlo y no se teme que transgreda por este una prohibición, o sea, no se teme que una vez que la olla ya esté sobre el fuego el judío agregue alimentos para el gentil (Ramá 512:1, Mishná Berurá 11).

Por medio de un decreto, nuestros sabios equipararon el estatus de quien profana el Shabat públicamente con el de un gentil para quien está prohibido cocinar en Yom Tov (Mishná Berurá 512:2). Los juristas de las últimas generaciones dictaron que este decreto aplica en la actualidad únicamente para aquel judío que profana públicamente el Shabat con ánimo de provocación. Empero, un judío secular común que no observa Shabat sin intención provocativa alguna, se asemeja a todos los demás judíos que transgreden preceptos y está permitido cocinar para él en Yom Tov (Pninei Halajá Shabat 1:15).

Está prohibido cocinar para animales, pero, tal como aprendimos en la halajá anterior, quien cocina para sí, antes de colocar la olla sobre el fuego puede agregar más alimentos para los animales que están bajo su responsabilidad (Shulján Aruj 512:3). El resto de las reglas referentes a la alimentación de animales se asemeja a las de Shabat (Pninei Halajá Shabat 20:3).

Índice de halajot en el capítulo

Índice de capítulos

Conjunto de libros Peninei Halajá en español /11 volúmenes
Ordenar ahora