07 – Se permite cocinar más de lo estrictamente indispensable

Si bien se puede cumplir con el precepto de la comida festiva con un solo guiso o comida, quien desee cumplir con excelencia el mandato de la alegría de Yom Tov, puede cocinar manjares varios, tal como se suele hacer para las más refinadas comidas.

Quien prefiera comer jalot calientes recién salidas del horno, aunque ya posea otras horneadas el día anterior, puede hornear nuevas en Yom Tov (Mishná Berurá 506:37). Dado que en Yom Tov está prohibido encender un fuego nuevo, se prohíbe encender el horno, por lo que el modo de activarlo es por medio de un timer (reloj de Shabat) que esté programado desde antes de la festividad (ver adelante 5:7).

En Yom Tov se permite preparar alimentos cuya elaboración requiera un ingente esfuerzo, como el caso de pastas rellenas hechas a partir de una masa fina que requirió de gran amasado. Asimismo, se permite también cocinar frutas para darles mayor sabor, a pesar de que se las podría ingerir crudas. De igual manera, se permite realizar esfuerzos importantes destinados a la elaboración de un platillo con la intención de potenciar su sabor o su aroma.

Quien desee sumergir jalá en una salsa elaborada a partir de un guiso cárnico, puede cocinar este platillo en Yom Tov aunque sólo desee la salsa ya que no tiene la posibilidad de prepararla de otro modo.

Dado que está prohibido encender un fuego nuevo en Yom Tov, previo al comienzo de la festividad se enciende una vela de la cual se tomará el fuego necesario para encender la hornalla destinada a cocinar. Si tras haber cocinado se desea apagar la hornalla, esto se realiza de un modo tal que ocurra por sí mismo (grama) o por medio de un dispositivo que limita el gas y se explicará más adelante (5:5).

Índice de halajot en el capítulo

Índice de capítulos