08 – Alimentos que pudieron haber sido preparados en la víspera de Yom Tov

El fundamento del permiso para realizar labores en Yom Tov radica en que estas tienen por cometido preparar alimentos sabrosos que alegren la fiesta. Esto se debe a que no es igual el sabor del pan que sale caliente del horno y el de aquel que fue horneado el día anterior. No se asemeja el sabor de una milanesa o schnitzel frito o de papas al horno que se preparan en el día con el de aquellos preparados el día anterior. También los guisos que fueron cocidos en el día saben mejor que los cocidos el día anterior. Dado que se permite preparar alimentos en Yom Tov para intensificar así la alegría festiva, no es necesario tratar de prepararlos en el día de la víspera. Asimismo, se permite también cocinar en la noche de Yom Tov para la cena festiva a pesar de que si los alimentos hubiesen sido cocinados en la víspera poco antes de comenzar la festividad los platillos sabrían prácticamente igual de bien. Esto obedece a que no se diferencia entre las comidas, y todo alimento cuyo sabor es mejor si es preparado contiguamente a la festividad – está permitido cocinarlo en Yom Tov. Incluso hoy día que poseemos refrigeradores que nos permiten mantener lo cocido u horneado en buen estado, el permiso de cocinar en Yom Tov se mantiene en pie ya que los alimentos mismos, de no mediar la influencia exterior de diversos aparatos o utensilios, saben mejor si son cocinados poco antes de la comida festiva.

Todo esto se refiere a alimentos cuyo sabor se ve perjudicado en cierto grado si son cocinados el día anterior, empero aquellos cuyo sabor no empeora con el pasar de un día – deben ser preparados en la víspera de la festividad. Por ejemplo, quien desee comer helado o frutas cocidas (compota) en Yom Tov, dado que su sabor no se estropea en absoluto – deben ser preparados en la víspera de la festividad. En caso de no haber preparado estos platillos en la víspera de Yom Tov – podrá hacerlo durante la festividad, empero mediando alguna modificación (shinui). Este cambio no tiene que ser de magnitud, ya que su cometido es el de recordarnos que el día es festivo y evitar que realicemos labores prohibidas (Levush 504:1). Por ejemplo, si alguien acostumbra preparar los alimentos sobre una determinada mesa, podrá realizar un cambio extendiendo sobre esta un mantel o una bandeja y cocinar sobre ellos. Quien no pudo preparar estos alimentos en la víspera de Yom Tov por causas de fuerza mayor podrá prepararlos en Yom Tov sin que medie cambio alguno (Mishná Berurá 495:10, Shaar Hatziún 8).

Esta es también la norma a aplicar respecto de la labor de seleccionar (Borer) o las otras labores permitidas con la finalidad de preparar alimentos para la comida festiva (ojel nefesh), todo aquello que se pueda realizar en la víspera de Yom Tov sin que implique afectar el alimento – debe ser hecho entonces. En caso de no haberse realizado la labor en cuestión en la víspera de Yom Tov – se permite realizarla en Yom Tov por medio de un cambio (shinui).

Índice de halajot en el capítulo

Índice de capítulos

Conjunto de libros Peninei Halajá en español /11 volúmenes
Ordenar ahora