04- El atributo especial de la comida de la mañana.

La comida que se lleva a cabo el sábado por la mañana es más importante que la cena del viernes, y por lo tanto es en ésta en la que se deben de servir los mejores platillos. Desde el punto de vista del Kidush, el de la noche es más importante que el de la mañana pues consagramos el Shabat próximo a su inicio. Empero en cuanto a honrar el Shabat, el día antecede a la noche (Talmud Babilonio Tratado de Pesajim 105(B), Shulján Aruj 271:3).

Hay quienes opinan que quien honra la comida del viernes a la noche más que la del sábado por la mañana debe temer ser castigado por haber zaherido el honor de la segunda (Rashi en Tratado de Guitín  38(B)). Por esta razón hubo quienes se cuidaron de no comer pescado el viernes por la noche para que no ocurra que la primer comida sea más fastuosa que la segunda (Yam Shel Shlomó allí).

Hay quienes opinan que si la comida del viernes a la noche resultó más fastuosa que la del sábado a la mañana por causa de que en la primera es más fácil servir alimentos calientes – no hay en esto trasgresión. Por lo tanto, aunque en lapráctica resulte que la primer comida sea más opípara que la segunda, no es necesario abstenerse de preparar pescado, sopa u otros alimentos para servir calientes el viernes a la noche, ya que si se dejan hasta el día siguiente su sabor se estropearía. Sin embargo, en el caso del resto de los alimentos (vino o frutas) que pueden ser servidos indistintamente en cualquiera de las dos comidas, se debe poner hincapié en priorizar la segunda por sobre la primera. En el seno de muchas personas este problema no se presenta ya que por más de que sirvan platillos calientes el viernes por la noche ellos prefieren los alimentos tradicionales de la segunda comida, como ser «Jamín» o «Kuguel» cuyo sabor especial es fruto de la prolongada permanencia sobre la plata caliente (Aruj Hashulján 271:9).

En la práctica, quien gusta más de los alimentos tradicionales de la segunda comida, ipso facto, la honra más; empero, en el caso de personas que no son especialmente adeptas al «Jamín«, deben agregar en la segunda comida platillos específicos que son de su particular preferencia, para de esa manera dar expresión concreta a la importancia suplementaria de la comida de la mañana respecto de la de la noche, sin que por ello haya necesidad de restringirse con el menú de esta última.

Hay quienes opinan que, a priori, es conveniente iniciar la segunda comida inmediatamente después del Kidush de la mañana, con pan y sin comer antes «mezonot» u otros bocadillos. Y esto porque el principal aspecto del precepto de deleitar al Shabat es mediante la segunda comida, y si antes de esta se ingieren otros alimentos se puede llegar inapetente a la comida principal.  De todas maneras, no existe a este respecto prohibición alguna, pues saborear bocadillos inmediatamente después del Kidush implica también honrar el día. Lo más importante es que la persona permanezca con apetito de cara a la segunda comida (Darkei Moshé 249:4, Beur Halajá 2, מותר, Aruj Hashulján 12-13).

Hay quienes acostumbran a comer lácteo y liviano en la comida de Shabat por la mañana, para permanecer despiertos y poder posteriormente estudiar Torá durante todo el día, dejando el menú cárnico para la tercer comida, la de la tarde (ver Rambám Shabat 30:10). Nos parece que ellos también cumplen con el precepto pues la comida principal sigue siendo el sábado en horas del día.

Índice de halajot en el capítulo

Índice de capítulos

Conjunto de libros Peninei Halajá en español /11 volúmenes
Ordenar ahora