05- La tercer comida del Shabat, «Seudá Shelishit«.

Quien no tiene pan para la tercer comida o si le cuesta ingerirlo puede a posteriori cumplir ingiriendo «mezonot«. Si bien no se pueden cumplir con las primeras dos comidas mediante la ingestión de «mezonot» (Shulján Aruj 274:4), de todas maneras hay quienes opinan que esta tercera comida está destinada a proporcionar placer suplementario y no a satisfacer a los comensales – por lo que no requiere la inclusión de pan. Por lo tanto, a posteriori se puede cumplir con la «Seudá Shelishit» mediante la ingestión de «mezonot«. En el caso de quien carece de «mezonot» o no los tolera que coma carne o pescado. Si carece de éstos que coma frutas preferentemente cocidas, pues se pueden considerar más fácilmente como comida (Shulján Aruj 291:5).

A priori, la persona debe planificar sus comidas sabáticas de modo tal que llegue con apetito a la tercer comida. Si le toca comer la tercera poco después de concluida la segunda, debe de disminuir las cantidades de modo tal que pueda llegar apetente a ambas. Quien no tuvo cuidado y llegó satisfecho a la tercera puede cumplir con el precepto mediante la ingestión de un poco más que la medida de «kabeitzá» de pan, y a posteriori alcanza con ingerir la medida de un «kazait«. Si ni siquiera eso puede ingerir sin sufrir, se pierde de cumplir con el precepto (Shulján Aruj 291:1, Mishná Berurá 2).

Según el Rambám, se debe recitar una bendición sobre una copa de vino también en la tercer comida, y hubo quien entendió de sus palabras que así como se recita Kidush antes de la segunda comida – de la misma forma se debe recitar antes de la tercera (Tur). Empero, en la práctica el precepto de recitar Kidush es una vez por la noche y otra por la mañana y no es preceptivo hacerlo antes de la tercer comida (Shulján Aruj 291:4). Hay quienes entienden que la intención del Rambám era indicarnos que es preceptivo beber vino durante la tercera comida para deleitar así al Shabat. Y así, algunos de los sabios de las últimas generaciones instruyeron que es bueno deleitar al Shabat con vino en la tercera (Mishná Berurá 291:21).

Se debe comenzar la tercer comida antes de la puesta del sol, y quien alcanzó a recitar «Hamotzí» a tiempo puede continuar comiendo inclusive varias horas después de salidas las estrellas. En cambio quien comió frutas o «mezonot» antes del atardecer, una vez puesto el sol no puede continuar comiendo pues no estableció formalmente una comida, y además como se avecina el tiempo de realizar la Havdalá ya no puede comer ni beber (Shulján Aruj 299:1, Mishná Berurá 2, Aruj Hashulján 3-5, aquí más adelante capítulo 8 inciso 8).

Quien no alcanzó a comer la tercer comida y ya se puso el sol, tiene todavía trece minutos y medio para comenzar a comer, y luego puede prolongarla varias horas después de salidas las estrellas. Empero, si ya pasaron más de trece minutos y medio después de la puesta del sol no se puede comenzar con la tercera comida.

Si en esta comida están presentes novios y un minian, al finalizar se pueden recitar las siete bendiciones nupciales con el Birkat Hamazón. Quien oficia (mezamén) y los novios beben del vaso de vino después del Birkat Hamazón, a pesar de que ya salieron las estrellas y aún no se realizó Havdalá, porque tomar ese vino se considera continuación de la comida (ver adelante cap. 8 inciso 8 que hay quienes acostumbran a beber de la copa sobre la que se recitó la bendición aunque no hayan novios presentes).

Índice de halajot en el capítulo

Índice de capítulos

Conjunto de libros Peninei Halajá en español /11 volúmenes
Ordenar ahora