01 – Escribir y borrar

https://ph.yhb.org.il/es/01-18-01/

La labor de escribir permite expresar una idea de un modo exacto, significativo y perdurable mediante letras y/o números. En el Tabernáculo se escribían letras sobre los postes para saber cuál habría de instalarse en el lado norte o en el lado sur, cuál iría primero en el lado norte, cuál segundo y así en todos los lados. A veces surgían errores al escribir por lo que era necesario «borrar» para volver a anotar otras letras (Talmud Babilonio Tratado de Shabat 103(A), Rashí 73(A)).

Aparentemente «escribir» se nos presenta como una labor liviana o fácil que carece de sustancia y no debería estar incluída en la lista de las treinta y nueve labores graves prohibidas en Shabat. Empero, esta labor es la base del accionar del ser humano. Por más sabio y memorioso que fuera, se le habría de dificultar el recordar con exactitud dónde era necesario colocar cada parante del Tabernáculo. Lo mismo ocurre con todas las cuestiones complejas; si no se escriben no se pueden recordar con exactitud y no se pueden recrear el conocimiento acumulado y los logros ya obtenidos. Mediante la escritura, el ser humano puede desarrollarse científicamente y sofisticar su estilo de vida.

A los efectos de que el conocimiento sea exacto es necesario a veces borrar letras equivocadas para poder escribir las correctas en su lugar. Quien borra una mancha de la hoja de papel a los efectos de poder escribir realiza la labor de «borrar», pues al hacerlo preparó un espacio para escribir (Shulján Aruj 340:3).

Hay veces en las que el mero hecho de borrar, aunque no sea con la intención de escribir posteriormente, es considerado una labor. Por ejemplo, si se escribió en el Sefer Torá una letra de más y solamente una vez borrada este se transformará en un rollo apto (Talmud Babilonio Tratado de Shabat 104 (B), Beur Halajá 340:3,’המוחק’).

El estampado de un sello también se considera escritura y no hay diferencia si se sostiene el sello con la mano izquierda o la derecha ya que con ambas es cómodo hacerlo. Asimismo, poner en funcionamiento una máquina impresora, copiadora o enviar un fax están prohibidos por la Torá pues en virtud de estas acciones se escriben letras o trazan figuras con significado (ver Maguén Abraham Oraj Jaím 32:57, Turéi Zahav Ioré Deá 271:8, Igrot Moshé Oraj Jaím IV 40:10).

De la misma manera, está prohibido tipear letras en el computador o guardarlas en la memoria, tomar fotografías o grabar voces. Dado que todas estas acciones no generan letras o figuras estables, en opinión de muchos juristas, se trata de labores prohibidas rabínicamente.

Esta entrada fue publicada en 18. Escribir ("Kotev"), borrar ("Mojek") y pintar o colorear ("Tzovea").. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *