06 – Las labores de «desollar», «curtir» y «trazar».

https://ph.yhb.org.il/es/01-18-06/

Hay cuatro labores vinculadas a la elaboración de pieles a los efectos de escribir y estas son: «desollar», «curtir» («Meabed»), «alisar» («Memajek») y «trazar» («Mesartet»).

En el pasado se acostumbraba a escribir sobre pieles tanto cuestiones sacras como profanas, mientras que hoy se escribe sobre pergamino únicamente rollos de la Torá, tefilín y mezuzot. Además, el cuero sirve para elaborar prendas de vestir, zapatos, carteras y tapizados para sofás. En el Tabernáculo se elaboraban pieles para las paredes del santuario. Allí, la labor de «trazar» servía para preparar el espacio a ser escrito sobre los postes.

La labor de «desollar» implica retirar la piel del animal faenado. El cuero posee dos capas, la exterior que recibe el nombre de pergamino («Klaf«) sobre la cual se escriben rollos de la Torá, tefilín y mezuzot y la capa interior que recibe el nombre de «Dojsostos» sobre la cual se permite escribir únicamente mezuzot. Quien separa ambas capas, una de otra, trasgrede una derivación («toladá«) de la labor de «desollar». Si bien existe la prohibición de retirar piel, se permite hacerlo con un pollo cocido pues esta labor no aplica sobre carne preparada o apta para el consumo humano.

«Curtir» («Meabed») implica remojar la piel en cal, sal u otro material que absorba  del cuero los diferentes líquidos y ácidos para que de ese modo el cuero perdure cientos de años. Toda acción que transforma al cuero en apto para su uso entra en la categoría de la labor de «curtir». Por lo tanto, no se debe aplastar un cuero para endurecerlo ni tampoco ablandarlo con las manos; tampoco se le puede aplicar aceite para hacerlo suave y flexible (Rambám Shabat 11:6). Anteriormente (12:9) se explicó el curtido en los alimentos.

«Alisar» («Memajek») implica transformar el cuero en liso mediante el retirado de pelos y otras protuberancias. En general, esta labor recae sobre todo alisamiento mediante lija o lima de una superficie áspera, por ejemplo, madera o piedra (Talmud Babilonio Tratado de Shabat 75(B)). Asimismo, está prohibido frotar utensilios de plata con un producto que alisa su superficie (Shulján Aruj 323:9), pulir un utensilio metálico con esponja de aluminio y afilar un cuchillo (Mishná Berurá 323:40).

La labor de alisar posee una derivación («toladá») que es untar («Memareaj»). O sea, esparcir un material de forma lisa y pareja sobre una superficie o sobre un cuerpo. Por lo tanto, quien unta una pomada sobre un parche trasgrede una prohibición de la Torá (Talmud Babilonio Tratado de Shabat 75(B) y ver adelante 28:8). Asimismo, se prohíbe untar una crema sobre el cuerpo tal como se vio anteriormente (14:5), untar pomada sobre los zapatos y frotar el cuero de los zapatos para darles brillo aunque sea sin pomada (ver Aruj HaShulján 327:4, Shmirat Shabat Kehiljatá15:40). Arriba (12:11) se explicó que no se aplica la prohibición de «alisar» sobre alimentos.

«Trazar» es marcar renglones a los efectos de que la escritura sea prolija. Quien traza una línea recta sobre cuero, madera o piedra para marcar dónde deben ser cortados – trasgrede esta prohibición. No se prohíbe trazar con un cuchillo líneas sobre un pastel o la cáscara de una naranja a los efectos de que el corte sea exacto, ya que las prohibiciones de «cortar a medida» («Mejatej»)  y «trazar» («Mesartet») no aplican a alimentos (Mishná Berurá 322:12 y 18, Shmirat Shabat Kehiljatá 11:15).

Esta entrada fue publicada en 18. Escribir ("Kotev"), borrar ("Mojek") y pintar o colorear ("Tzovea").. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *