09. Judíos de diferentes orígenes que rezan juntos.

https://ph.yhb.org.il/es/02-06-09/

En muchos lugares los miembros de diferentes congregaciones rezan juntos. Esto es muy común en muchas ieshivot para no generar divisiones cotidianas entre los alumnos. Esto también es muy común en pequeños asentamientos, por falta de público suficiente para establecer un servicio numeroso acompañado de clases de Torá para cada congregación.

En el pasado, a los efectos de no alterar el normal funcionamiento de los servicios ni generar diferentes costumbres en la misma sinagoga, se acostumbraba a fijar una sola versión para el rezo conforme a la mayoría de los participantes (ver Igrot Moshé Oraj Jaím 4:34). Sin embargo, en el seno de nuestro público, que conoce y está habituado a las múltiples tradiciones de las diferentes congregaciones, en muchos sitios se acostumbra hoy a permitir que cada tradición se manifieste en el servicio siguiéndose la usanza que impone el oficiante de turno. Si este es sefaradí, rezará según esta tradición y si es ashkenazí lo hará según esta otra. Hay sinagogas en las que incluso si el oficiante es yemenita, a pesar de que la suya es una pronunciación poco usual, habrá de rezar según su usanza. Dado que todas las tradiciones son buenas, aptas y por todos reconocidas, no se incurre en el riesgo de caer en la prohibición de «no formar facciones» o en el peligro de caer en discusiones destructivas.

De esta manera nos manejamos tanto en el servicio central de la sinagoga de Har Berajá como en la ieshivá. Cuando existen diferencias muy pronunciadas entre diversas tradiciones, solemos poner en práctica la versión más breve. Por ejemplo, durante los ayunos de los días «lunes jueves y lunes» en los que los ashkenazíes acostumbran a recitar «Selijot», éstas se omiten en el servicio público. Asimismo, no se recita en voz alta el Cantar de los Cantares antes de Kabalat Shabat, tal como acostumbran muchos de los sefaradíes. De la misma forma no se recitan los textos sobre las ofrendas y los sacrificios en voz alta y junto con el «Minián» según la usanza sefaradí y quienes desean recitarlo lo hacen previo al inicio del servicio. Empero, cuando no se trata de una prolongación molesta, tal como en el caso de los sefaradíes que al finalizar el servicio se demoran recitando el salmo del día y en el recitado de la quema del incienso o en las súplicas de los días lunes y jueves, se sigue al oficiante y éste se apura un poco para tomar en consideración también a los feligreses de origen ashkenazí cuya versión del rezo es más breve.

A pesar de que la tradición sefaradí indica que el oficiante recita en voz alta todos los cánticos de alabanza así como el recitado del Shemá con sus bendiciones para que así cumplan con su deber de rezar también aquellos que no saben leer; la práctica extendida es que también los oficiantes sefaradíes pronuncien en voz alta sólo los finales e inicios de los cánticos y las bendiciones por cuanto que hoy todos saben leer y el recitado en voz alta de todo el servicio lo hace demorar mucho y afecta la concentración de parte de los asistentes.

La instrucción general es que en todo lo que se pronuncia en voz alta el público debe seguir al oficiante mientras que en las secciones que se recitan en voz baja cada quien lo hace conforme su tradición. Y quien quiera rezar todo según la tradición del oficiante puede hacerlo ya que así opinan algunos de los juristas. Quien desee recitar las secciones que se pronuncian en voz alta conforme a su propia tradición también puede hacerlo, a condición que lo susurre para no  molestar al resto del público y no enfatizar sus diferencias con el oficiante.

Cuando un oficiante sefaradí recita en las súplicas de los lunes y los jueves tres veces los Trece Atributos de la misericordia Divina, corresponde que los ashkenazíes se sumen al recitado.

En todos estos temas, en los que se sopesa cuidadosamente por un lado el bienestar de la comunidad y la celebración de los servicios y por el otro la preservación de las diferentes tradiciones, la autoridad halájica del lugar es la que debe decidir.

Esta entrada fue publicada en 06. Las diferentes versiones del rezo y las costumbres de las diversas comunidades.. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *