03. El horario del recitado del Shemá.

El horario de recitar el Shemá por la mañana es a partir del momento en que las personas acostumbran a levantarse, tal como está escrito (Devarim 6:7): «y al levantarte». Dado que algunas personas madrugan levantándose con la primera luz al despuntar alba, para la Torá esa es también hora de levantarse y se puede recitar entonces el Shemá. El hecho de que la Torá menciona «y al levantarte» en singular implica que el horario de levantarse de unos pocos es también válido para fijar el horario general del recitado. Empero quien recita el Shemá antes de que despunte el alba, no cumplió con su deber puesto que lo hizo antes de del tiempo del levantarse.

Los sabios establecieron un cerco protector en torno a este precepto al definir que a priori no se recite el Shemá sino a la hora que la mayoría de las personas se levantan y hay más luz sobre la tierra, al punto de que una persona puede «reconocer» a su amigo a una distancia de cuatro codos (Shulján Aruj 58:1) (unos cincuenta minutos antes de que salga el sol en el mes de Nisán).

En caso de necesidad o premura, cuando la persona se ve obligada a recitar el Shemá antes de la hora en la que puede «reconocer» a su amigo, puede hacerlo desde el despuntar del alba. Asimismo, a posteriori, si por error recitó a esa hora el Shemá cumplió igualmente con su deber. Empero existe aquí una diferencia: si la razón del adelantamiento en el horario del recitado es por fuerza mayor, aún cuando la persona en cuestión tenga que hacerlo a diario, cumple con su deber. Empero, si adelantó el horario del recitado del Shemá por error, cumple con su deber únicamente si esto ocurrió de manera fortuita, o sea, como máximo una vez al mes. Pero si la persona se equivoca en esto con mayor frecuencia, nuestros sabios lo sancionan estableciendo que no cumplió con su deber y debe volver a recitar el Shemá a partir de la hora en que se puede  «reconocer» (Shulján Aruj 58:3-4, Mishná Berurá 58:19).

El horario apropiado para el recitado del Shemá se extiende hasta que concluye la tercera hora del día, ya que hay personas como por ejemplo los miembros de la nobleza (Bnei Melajim) que acostumbran a levantarse a esa hora por lo que este es el límite del tiempo para cumplir con «y al levantarte» (se explicará adelante en las halajot 10 y 11).

El mejor horario para recitar el Shemá es como los Vatikín, esto es, previo a la salida del sol.

Esta entrada fue publicada en 11. Los horarios de recitado del Shemá y el rezo matinal (Shajarit). Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *