10. Las horas temporales y sus reglas.

El horario para recitar el Shemá se extiende hasta el final de la tercera hora del día y el del rezo hasta el final de la cuarta. La ley se refiere a «horas temporales», o sea, se divide el día en doce partes y cada una de estas recibe el nombre de «hora temporal» (shaá zmanit). En el verano como el día es largo éstas también lo son y exactamente a la inversa ocurre en el invierno.

La pregunta que surge es, ¿desde cuándo se comienza a medir el día? Según el método del Maguén Abraham las horas del día son aquellas en las que hay luz, desde que despunta el alba hasta que oscurece por completo. Por su parte, el Gaón de Vilna considera que se debe tomar en cuenta las horas en las que el sol es visible, o sea desde que sale hasta que se pone.

El tiempo que pasa desde que despunta el alba hasta que el sol sale es de unos setenta y dos minutos en los meses de Nisán y Tishrei. Esto implica que según el método del Maguén Abraham se comienza a contar las tres horas del Shemá setenta y dos minutos antes que según el método del Gaón de Vilna. Por lo tanto la hora final para el recitado del Shemá o el rezo según el Maguén Abraham es más temprana, mas no en setenta y dos minutos, puesto que cada hora según su cálculo es más extensa que según el otro método pero al finalizar seis horas, según los dos métodos, se alcanza el horario del mediodía.

Índice de halajot en el capítulo

Índice de capítulos