11. La hora final para recitar el Shemá y rezar en la práctica.

El horario de recitar el Shemá se extiende hasta el final de la tercera hora del día pues hasta entonces hay personas que suelen levantarse y quien recita en ese horario cumple con el mandato de la Torá de hacerlo  «al levantarte». Si bien la mayoría de los juristas coinciden con la opinión del Gaón de Vilna en cuanto al cálculo de las horas temporales, en el caso del recitado del Shemá, cuyo horario de recitado se desprende de la Torá, corresponde adoptar la opinión más estricta o sea la del Maguén Abraham. Esto, de acuerdo a la regla que sostiene que en caso de duda respecto de una ley de la Torá, se opta por la opinión más estricta. Empero, hay quienes acostumbran a usar, a priori, el método de cálculo horario del Gaón de Vilna y no se les debe objetar.

Si bien el horario del recitado del Shemá se extiende hasta el final de la tercera hora, si esta ya pasó, se lo recita toda la cuarta hora con sus bendiciones anexas y su recompensa será como la de quien lee la Torá (Shulján Aruj 58:6).

El horario de rezar Shajarit y recitar las bendiciones del Shemá se extiende hasta el final de la cuarta hora del día. Esto obedece a que los sabios establecieron una relación entre los horarios de las plegarias y los del sacrificio «Tamid» en el Templo que se podía elevar hasta el final de la cuarta hora. Dado que el rezo y las bendiciones anexas al Shemá fueron instituidos por los sabios, la halajá indica que se opta por la opinión más flexible por lo que se las puede demorar conforme al método de cálculo horario del Gaón de Vilna. De todas maneras, a priori, los diligentes se apresuran en cumplir con los preceptos por lo que es bueno rezar según el horario del Maguén Abraham (Mishná Berurá 58:4).

En el caso de que hayan pasado ya las cuatro horas del día sin haber recitado aún las bendiciones del Shemá y sin haber rezado hay consenso en cuanto a que en lo relativo al rezo se puede llevar a cabo hasta el mediodía. Si bien la halajá es de acuerdo con la opinión de Rabí Iehudá en cuanto a que se puede rezar Shajarit hasta el final de la cuarta hora y no según la de los sabios que lo permiten hasta mediodía, en la práctica Rabí Iehudá reconoce que en caso de no haber rezado en tiempo se lo puede hacer hasta mediodía. Si bien quien así lo hace pierde la recompensa celestial por rezar en tiempo, es recompensado por el hecho de orar. De todas maneras, no se habrá de rezar Shajarit pasado el mediodía (Talmud Babilonio Tratado de Berajot 27(A), Shulján Aruj Oraj Jaím 89:1)

En cuanto al recitado del Shemá los juristas están divididos en sus opiniones, de acuerdo a la opinión mayoritaria el permiso de orar hasta el mediodía aplica únicamente al rezo ya que en principio una persona puede rezar en cualquier momento del día una Amidá voluntaria (nedavá), por lo que en caso de duda tiene permitido orar. Empero las bendiciones del recitado del Shemá no se pueden decir voluntariamente por lo que quien se demoró y no lo hizo hasta el final de la cuarta hora perdió su oportunidad (Shulján Aruj 58:6, Jaié Adam). Otros consideran que si no las recitó hasta el final de la cuarta hora por razones de causa mayor puede completarlas hasta el mediodía, siendo esta la usanza de los ashkenazíes (Beur Halajá allí).

Índice de halajot en el capítulo

Índice de capítulos