04.  Está prohibido pasar delante de quien reza.

https://ph.yhb.org.il/es/03-14-04/

Está prohibido pasar a una distancia de cuatro codos o menos delante de quien reza pues se la puede distraer. Hay quienes sostienen que la razón de la prohibición radica en el hecho de que quien reza está de pie ante la Divina Presencia por lo que quien pasa delante suyo zahiere el honor de la misma.

Los juristas debatieron respecto del alcance específico de esta prohibición. Según el libro Eliahu Rabá está prohibido pasar únicamente frente a quien reza pues sólo quien pasa por allí molesta a la orante. El ancho promedio de una persona es algo así como medio metro, por lo tanto no se debe pasar por el medio metro que se encuentra exactamente frente al rostro de quien reza y hasta una distancia de cuatro codos (dos metros) del mismo. Según la opinión del Maguén Abraham, no se puede pasar por todo el espectro de quien se halla rezando, ya que al divisarla  dentro de esta distancia, puede distraer su atención.

 

ציור

 

Ambos sabios debatieron otros puntos. Según Eliahu Rabá una persona puede pararse delante de quien reza a una distancia menor a los cuatro codos (esto es dentro de las cuatro «amot») y permanecer allí. Esto se debe a que solamente molesta quien cruza caminando dentro de los cuatro codos que se encuentran frente al rostro de quien reza, empero si alguien llega por el costado y permanece de pie junto a la orante no resulta tan molesto. En opinión del Maguén Abraham está prohibido ingresar a toda el área de cuatro codos delante de quien reza.

 

ציור

 

A priori es correcto ser estricto conforme la opinión del Maguén Abraham  en cuanto a no pasar por todos los cuatro codos que se encuentran frente a quien reza. En caso de necesidad se puede ser más flexible y actuar según la opinión de Eliahu Rabá y pasar junto a quien reza o pararse frente a su rostro o frente a ella. Por lo tanto, en el caso de una mujer que llegó tarde al rezo puede pasar al costado de una de las señoras que rezan para llegar a su sitio, empero si para ello precisa pasar al costado de muchas señoras que rezan no habrá de hacerlo pues muy probablemente distraiga a alguna de éstas.

En caso de gran necesidad o premura y si no hay alternativa, se puede inclusive pasar exactamente frente a quien reza, por ejemplo si la mujer en cuestión tiene que dar una clase. Asimismo se le permite hacerlo a quien tiene mucha prisa como en el caso de que tema perder su transporte.

Quien reza en un pasillo, no es obligación tomarla en consideración por cuanto que, a priori actuó incorrectamente y se paró a orar en un sitio equivocado. Por lo tanto, en caso de necesidad se puede pasar delante de esta persona.

Esta entrada fue publicada en 14. El respeto por la Tefilá.. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *