05. El jametz en el bote de la basura

https://ph.yhb.org.il/es/04-05-05/

En la mañana del 14 se despierta el interrogante de qué ocurre con el jametz que es arrojado a la basura, ¿acaso también es necesario quemarlo?

Si el bote de basura pertenece a un judío o se encuentra en un patio de su propiedad, a priori es necesario arrojar sobre el jametz hipoclorito de sodio o cualquier otro producto que lo estropee hasta que se torne no comestible para un perro. En caso de necesidad, por cuanto que al jametz arrojado a la basura se lo considera repulsivo no es necesario estropearlo más pues ya está eliminado en virtud de su carácter desagradable.

Si el bote de la basura es propiedad municipal y se encuentra en el dominio público, quien arrojó allí el jametz antes del horario en que comienza la prohibición no precisa eliminarlo. Tampoco el municipio precisa eliminar este jametz ya que a priori no tienen interés alguno en adquirirlo, sino que toda su intención es levantar la basura y transportarla al basurero.

Esta entrada fue publicada en 05. La anulación del jametz y su eliminación. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *