06. El valor de su amor y su alegría

https://ph.yhb.org.il/es/14-08-06/

Las parejas carentes de descendencia enfrentan un gran desafío. ¿Dejarse caer en los abismos de la amargura perdiendo así su fe y su alegría o sobreponerse a su dolor e incrementar el amor de pareja, cumpliendo el precepto de Oná con especial alegría pensando siempre cómo sumar bondades y regocijo a sus amigos y familiares? Pues en realidad, si bien no tuvieron hijos, su vida de pareja posee un enorme valor intrínseco.

Vimos ya que nuestros sabios (Bereshit Rabá 45:4) se preguntaron por qué nuestras matriarcas fueron en su mayoría estériles. Uno de los sabios explicó:  «para que se esmeren en embellecerse frente a sus maridos». Otro sabio explicó: «para que sus maridos puedan disfrutar en su compañía pues durante los embarazos la mujer suele afearse y descuidarse. Durante los noventa años que Sara no dio a luz se mantuvo bonita cual novia bajo su palio nupcial». Vemos pues que desde cierto aspecto las parejas que no logran engendrar pueden incrementar el amor, el deseo y la alegría conyugal.

Los sabios de la mística judía explicaron que cada copulación que se lleva a cabo con amor y pasión agrega vida y bendición al mundo. Tal como escribió el Shelá (Rabí Ishaiahu Halevi Horowitz n. de t.): «De cada cópula que se lleva a cabo con santidad resulta una buena acción. Y aunque la mujer no quede embarazada… el esperma derramado no resulta ser en vano ya que de este se crea un alma pura… pues de cada cópula se desprende una gran abundancia de almas y estas resultan ser las almas de otros niños». Por lo tanto «Abraham solía tener relaciones con Sara a pesar de que esta era estéril, y D´s nos libre de pensar que esto era en vano» (Sha´ar Haotiot Kedushat Hazivug 402). El Zohar (III 168:1) nos explica que en virtud de la unión completa, apasionada y con apego de estos dos justos que eran Abraham y Sara, se crearon almas en los mundos superiores que luego descendieron concatenadamente y a posteriori nacieron como hijos de diferentes familias, y cuando estos crecieron se acercaron a Abraham y a Sara y se convirtieron bajo su tutela. Sobre estos hijos está escrito (Bereshit-Génesis 12:5): «Y las almas que hicieron en Jarán». Por lo tanto, cuando la pareja que no logra tener hijos supera su tristeza y se unen con apego y pasión, se hacen socios en el descenso de almas al mundo y les son concedidas chispas de las almas que se crearon en virtud de su cópula.

Más aún, cuando una pareja carente de hijos a pesar de su sufrimiento y dolor logra reforzarse en su fe, profundizar en su amor conyugal y cumplir con el precepto de Oná tienen el mérito de aumentar la vida y la bendición en el mundo, ya que su amor posee una pureza especial pues no se sostiene sobre los hijos en común sino sobre el cariño mutuo, que es una expresión de la unicidad Divina que se manifiesta en el mundo. Si bien ellos no accedieron a tener hijos, tuvieron el mérito de revelar el valor intrínseco de la vida, y es por ello que aumentan la vitalidad y refuerzan la existencia de los mundos. Tal como explicó el Sagrado Arí (Arí»zal n. de t.), existen dos tipos de uniones de pareja, una destinada a traer almas al mundo y otra destinada a dar vitalidad y reforzar la existencia de los mundos (Sha´ar Hamitzvot Bereshit p. 7). Si bien una pareja que tuvo hijos también refuerza los mundos y los vitaliza mediante sus cópulas durante los embarazos de la mujer, los períodos de lactancia o cuando la mujer es ya mayor, por cuanto que en el caso de quienes no tuvieron hijos su unión sólo es del segundo tipo su influencia en los mundos es mayor. Empero, esto es así a condición de que mediante el amor y la alegría de la pareja logren realmente superar el obstáculo de la tristeza y ver al mundo con bien, alegrarse con las alegrías de los familiares y amigos, ocuparse de la construcción del mundo y ayudar al prójimo en la medida que les es posible.

Esta entrada fue publicada en 08. Un consuelo para quienes carecen de descendencia. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *