08 – Niños.

Desde el momento en que los niños llegan a la edad en la que se les debe comenzar a educar en el cumplimiento de los preceptos («guil jinuj»), esto es, a partir del momento en que pueden entender el precepto de Yom Kipur se les educa para que no calcen zapatos buenos, no se unten cremas ni se laven o bañen en este día. Normalmente los niños llegan a esta situación a los cinco o seis años, y hay quienes procuran cumplir esto con excelencia y cambian el tipo de calzado desde los tres años.

Amén de estar preceptuados de educar a los niños en el cumplimiento del ayuno, los adultos tienen a su vez prohibido provocar una trasgresión aunque sólo sea en tiernos lactantes, pues así como tienen prohibido alimentar a los más pequeños con sangre, productos no kasher o, por ejemplo, hacer que un cohen infante se impurifique, de la misma manera está prohibido calzar a un niño con buenos zapatos, lavarlo, bañarlo o aplicarle cremas en Yom Kipur (Pninei Halajá Shabat 24:2). Sin embargo, de mediar algún tipo de necesidad médica se los puede lavar, bañar o aplicarles ungüentos. Esto no implica trasgredir la prohibición sabática y festiva de tomar medicinas, pues los sabios permitieron quebrar las prohibiciones decretadas para los adultos en caso de malestar en los pequeños (ídem 6). En caso de que un niño pueda lastimarse si no calza zapatos buenos, podrá hacerlo.

Respecto del ayuno, no se puede educar a los niños a cumplir con este precepto a la edad de cinco o seis años ya que por su debilidad esto puede causarles daño. Por esta razón se espera a que lleguen a la edad de nueve años. A partir de esta edad se enseña a los niños y niñas sanos a ayunar algunas horas, de tal modo que si normalmente desayunan a las ocho de la mañana – en Yom Kipur lo hagan a las nueve o a las diez. En caso de que exhiban señales de debilidad se comienza con esta práctica recién a la edad de diez años.

A partir de los once años se les enseña a los niños a ayunar el día completo y en caso de sentir debilidad se les permite ayunar solamente hasta el mediodía.

A la edad de doce años, las niñas están preceptuadas por la Torá a ayunar y los varones lo hacen por ordenanza rabínica a los efectos de educarse en el cumplimiento del precepto. En el caso de un varón que exhiba debilidad, debe esforzarse y ayunar el día completo. En caso de que esté enfermo, si bien su afección no implica riesgo de vida por cuanto que aún no llegó a la edad de cumplimiento de preceptos – no está obligado a ayunar y en este caso es bueno que se esfuerce en hacerlo hasta el mediodía. A partir de la edad de trece años los varones ya están preceptuados de ayunar por la Torá.

Muchos acostumbran alentar a niños pequeños que ya llegaron a la edad en la que deben ser educados en el cumplimiento de los preceptos a que no coman por la noche. Si bien hay juristas que consideran que se trata de una rigurosidad no procedente, de todas maneras esta es una práctica muy extendida que tiene por finalidad hacer que los niños participen un poco del precepto. Sin embargo, en caso de que los pequeños pidan comer o beber –  hay que atender su pedido (Elef Hamaguén 616:5).

Muchos juristas entendieron que si el niño no llegó a la edad de nueve años, hay que evitar que ayune inclusive unas pocas horas, no sea que su salud corra peligro (Ramá 616:2). Sin embargo, la mayoría de los niños quieren ayunar algunas horas antes de llegar a la edad de nueve y dado que los médicos consideran que no se trata de algo riesgoso, la mayoría de las personas les permiten ayunar unas horas por la mañana y no se debe suspender su práctica (Eshel Abraham Butchach según Rashi).

Índice de halajot en el capítulo

Índice de capítulos