02- El Shabat y el Pueblo de Israel.

https://ph.yhb.org.il/es/01-01-02/

Nuestros sabios se preguntaron (Tratado de Shabat 88(A)) por qué al final de la labor del sexto día está escrito (Génesis 1:31): “y hubo tarde y hubo mañana el día sexto”יום הששי)). ¿A qué se debe que la letra “heh” que antecede al vocablo “shishí” (día sexto) no figura en la mención de los primeros cinco días de la creación? Esto se debe a que el texto quiso insinuar o aludir al día sexto del mes de Siván en el cual Hashem entregó la Torá al Pueblo de Israel. En este día “Hashem estableció una condición con todos Sus creados y les dijo: “si el Pueblo de Israel acepta la Torá vosotros existiréis, mas  si no la aceptan habré de volver la creación al caos original”. Inmediatamente después de que se completó el sexto día fue creado el Shabat, día en el cual se revela Su reino y en el futuro se entregará la Torá al Pueblo de Israel (Tratado de Shabat 86(B)).

Hasta la aparición del Pueblo de Israel en el mundo, el Shabat estaba solitario sin quien revele su santidad y su bendición. Tal como lo expresaron nuestros sabios (Bereshit Rabá 11:8): “Le dijo el Shabat al Eterno: Señor del Universo, todos tienen compañía en Tu creación pues los seis días de la creación se acomodan en duplas y sólo yo carezco de pareja. El Eterno le respondió: El Pueblo de Israel será tu pareja. Cuando los hijos de Israel se presentaron en el Monte Sinaí Hashem les dijo: recordad lo que le prometí al Shabat en cuanto a que la congregación de Israel sería su pareja, de aquí que se escuchó el enunciado (Éxodo-Shemot 20:7):   “Recordad el Shabat para consagrarlo“”.

Antes de que el Pueblo de Israel reciba la Torá, el Shabat ya estaba consagrado y bendecido pues en ese día Hashem cesó toda su labor por lo que este día era el ser interior y el alma misma de la creación toda. Empero la bendición que se desprendía del Shabat era reducida y alcanzaba únicamente para el sostén del mundo. Todas las carencias del mundo se mantuvieron vigentes sin que exista posibilidad de corregirlas. Es por esta razón que Hashem condicionó a la creación a que en caso de que el Pueblo Israel no acepte la Torá,  todo el mundo retornaría al caos inicial pues ¿qué sentido tendría la existencia de seguir sumida en su padecimiento sin posibilidad alguna de superación o trascendencia que las lleve a su corrección final y a la completitud?

Esta entrada fue publicada en 01. Introducción. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *