13- La redención depende de la observancia del Shabat.

https://ph.yhb.org.il/es/01-01-13/

Vimos en el libro de Ishaiahu que la redención depende de que hagamos justicia, actuemos con generosidad y cuidemos el Shabat, tal como está escrito (56:1-8): «Así dice el Eterno, guardad la justicia y haced lo que es recto porque Mi salvación está próxima y Mi justicia será revelada. Feliz es el hombre que hace esto y el hijo del hombre que a ello se asiere y se guarde de profanar el Sábado y guarda su mano de toda obra mala. Que no diga el extranjero convertido al Eterno: «El Eterno de seguro me separará de Su pueblo» (no tendré el privilegio de recibir el bien reservado a Israel durante la redención) y que no diga el eunuco: «He aquí que soy un árbol seco»(que no tengo hijos y no me puedo proyectar en el futuro). Porque así dice el Eterno en lo concerniente a los eunucos que guardan Mis sábados y escogen las cosas que Me complacen y son fieles a Mi pacto: También a ellos les daré cabida en Mi casa y dentro de Mis muros un monumento y un recordatorio mejor que los hijos y las hijas. Les daré un recordatorio permanente que no será cortado. También los extranjeros que se adhieren al Eterno para adorarle y amar el Nombre del Eterno, para ser sus siervos. Cada uno que se guarde de profanar el sábado y sea fiel a Mi pacto (cuidando el Shabat tendrán el privilegio de ser como los israelitas de origen). También a ellos los traeré a Mi montaña sagrada y los haré gozosos en Mi casa de oraciones. Sus holocaustos y sus sacrificios serán aceptados sobre Mi altar porque Mi casa será llamada Casa de oraciones para todos los pueblos. Dice Dios el Señor que reunió a los dispersos de Israel: juntaré a él otros todavía, además de los que fueron recogidos«. De aquí aprendieron nuestros sabios (Tratado de Shabat 118(B)) que si el Pueblo de Israel cuidase dos Shabatot inmediatamente se vería redimido, tal como se ve en Ishaiahu  que primeramente dice (56:4): «Porque así dice el Eterno en lo concerniente a los eunucos que guardan Mis sábados» y posteriormente (56:8) concluye  con que » los traeré a Mi montaña sagrada» etc.

Cabría preguntarse ¿por qué dicen los sabios que con dos Shabatot que cumplamos seremos redimidos siendo que el profeta condiciona la redención también a la justicia y la generosidad? A esto se puede responder que si hemos de cumplir dos Shabatot, sin duda que seremos justos y generosos pues mediante la observancia del Shabat nos liberamos del sometimiento a los bienes materiales y nos superamos en fe, de manera tal que en los seis días laborables podemos actuar con justicia y generosidad. Sobre esto dijeron nuestros sabios (Vaikrá Rabá 3:1): «El pueblo de Israel no es redimido sino en mérito de la observancia del Shabat tal como dice el profeta Ishaiahu (30:15):»Si os quedarais tranquilos os salvaríais»». De hecho se puede alcanzar la redención mediante la justicia y la generosidad ya que estas nos liberan de las amarras del materialismo y la ambición, y corrigen así a los seis días laborables; y de esa manera podemos observar adecuadamente el Shabat y elevarnos en nuestra fe y apego a Hashem y merecer entonces la redención (ver Tratado de Baba Batra 10(A), Devarim Rabá 5:7).

Asimismo nuestros sabios agregaron que mediante la observancia del Shabat tendremos el mérito de asentarnos en la Tierra de Israel, tal como le dijo Hashem a Abraham Avinu (Bereshit Rabá 46:9): «Si tus hijos habrán de aceptar el Shabat entrarán a la Tierra de Israel y si no, no lo harán». Como es sabido, el ingreso a la Tierra de Israel es el inicio de la redención.

Esta entrada fue publicada en 01. Introducción. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *