12- La destrucción del Templo fue causada por la profanación del Shabat.

https://ph.yhb.org.il/es/01-01-12/

Previo a la destrucción del Primer Templo, HaShem envió al profeta Jeremías o Irmiahu para que avise al pueblo de Iehudá y a sus monarcas que su destino depende del cuidado del Shabat, tal como está escrito (Irmiahu 17:19-27): «Así me dijo el Eterno: ve y detente ante el portal de los hijos del pueblo por donde entran los reyes de Iehudá y por donde salen y en todos los portales de Jerusalém y diles: Escuchad la palabra del Eterno, oh reyes de Iehudá y todo Iehudá y todos los moradores de Jerusalém que entran por estos portales. Así dice el Eterno: Cuidaos por vuestras almas y no portéis cargas en el día Sábado ni las traigáis por los portales de Jerusalém ni saquéis carga alguna de vuestra casa en día Sábado ni hagáis trabajo alguno; antes bien santificad el día de descanso como ordené a vuestros padres. Pero ellos no escucharon ni inclinaron sus oídos sino que endurecieron su cerviz para no oír ni recibir instrucción. Y ocurrirá, si me escucháis diligentemente, dice el Eterno, no pasando carga alguna por los portales de esta ciudad el día Sábado sino santificando el día del descanso sin hacer trabajo alguno que entrarán por los portales de esta ciudad reyes y príncipes que se sentarán sobre el trono de David y vendrán en carros y a caballo, ellos y sus príncipes, los hombres de Iehudá y los moradores de Jerusalém y esta ciudad será habitada por siempre. Y vendrán de las ciudades de Iehudá y de los lugares en derredor de Jerusalém y de la tierra de  Biniamín y de la llanura y de las montañas y del desierto trayendo holocaustos, sacrificios y ofrendas de agradecimiento a la Casa del Eterno. Pero si no Me escuchareis para santificar el día sábado y llevareis cargas y entrareis por los portales de Jerusalém el día sábado entonces prenderé fuego a dichos portales que devorará los palacios de Jerusalém y no será apagado».

Nuestros sabios dijeron (Tratado de Shabat 119(B)) que Jerusalém no fue destruida sino porque se profanó en ella el Shabat citando al profeta Iejezkel (22:26) quien anunció: «han ocultado sus ojos de Mis Sábados y Yo he sido profanado en medio de ellos». Este pasaje continúa más adelante en el versículo 30 afirmando que «busqué entre ellos un hombre que levantase un vallado y se pusiese en la brecha delante de Mi en favor de la tierra para que yo no la destruyera pero no encontré a ninguno».

Esta entrada fue publicada en 01. Introducción. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *