10- Casos particulares de niños, gentiles y animales.

https://ph.yhb.org.il/es/01-09-10/

Amén de la prohibición de realizar labores para los adultos, la Torá nos ordenó que no las realicen ni los niños, ni los siervos, ni los animales, tal como está escrito (Devarim 5:13): «En él no harás trabajo alguno, ni tampoco tu hijo ni tu hija ni tu siervo ni tu sierva ni tu ganado ni tu asno ni el forastero que habitare dentro de tus puertas. Tu siervo y tu sierva descansarán como tú«.

Además del precepto rabínico de educar a los hijos en el camino de la Torá y el cumplimiento de las mitzvot, la Torá nos prohíbe que se realicen labores por intermedio de ellos. Las leyes referentes a los niños serán detalladas en el capítulo 24.

Asimismo, la Torá prohibió realizar labores por intermedio de un siervo gentil. A los efectos de entender esta norma es necesario explicar que, según la Torá, un siervo gentil comprado por un judío debe ser convertido al judaísmo y a partir de ese momento recaen sobre éste todos los preceptos, salvo aquellos preceptos positivos («mitzvot asé») que están condicionados por el tiempo (o a un tiempo fijo). Si el amo decide liberarlo, pasará a ser un judío más como todos, que debe cumplir con todos los preceptos. De todas maneras, cuando aún es siervo por cuanto que se convirtió al judaísmo debe cuidar las leyes de Shabat según la Torá, y ésta le ordena al amo cuidar que su siervo no realice labores en el día sagrado.

Si el siervo no se convirtió al judaísmo no tiene obligación de cuidar Shabat y puede realizar para sí cualquier labor. Empero la Torá ordenó que así como el judío descansa, no le pida a su siervo realizar labores para su beneficio en Shabat, tal como está escrito (Shemot 23:12): «para que descanse el hijo de tu sierva y el extranjero» de lo que nuestros sabios infirieron que el texto se refiere al siervo que no se convirtió al judaísmo.

Además, nuestros sabios prohibieron a un judío pedir a un gentil que realice para éste labores en Shabat. Las reglas de las labores a realizar por gentiles en Shabat se detallarán en el capítulo 25. En algunos casos, los sabios autorizaron que un gentil realice en Shabat una labor para un judío que está prohibida rabínicamente, tal como se verá en los siguientes incisos.

Asimismo, la Torá prohibió que se realicen labores en Shabat por medio de animales, y estas reglas se detallarán en el capítulo 20. Empero, los utensilios no precisan cesar en sus labores en Shabat, y por lo tanto está permitido a un judío prestar herramientas a un gentil para que trabaje con estas en Shabat, a condición de que no parezca que las labores se realizan por encargo del judío (Talmud Babilonio Tratado de Shabat 19(A), de acuerdo a la opinión de la Escuela de Hilel, Shulján Aruj 246:1-3).

Esta entrada fue publicada en 09. Las reglas generales de la realización de labores ("Melajot").. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *