02- Las treinta y nueve labores mediante las que se erigió el tabernáculo y sus derivaciones.

https://ph.yhb.org.il/es/01-09-02/

Todas las labores empleadas para la construcción del tabernáculo están prohibidas en Shabat. Esto se debe a que en la Torá, junto a la porción que relata la construcción del Tabernáculo («Mishkán») aparece el versículo que reza (Shemot 31:13): «ciertamente guardaréis Mis sábados» para enseñarnos que a pesar de que construir el Tabernáculo es un gran precepto, esta labor debe cesar al llegar el Shabat. Sobre esto, nuestros sabios dijeron (Tratado de Shabat 49(B)): «No se es pasible de pena sino por la realización de una labor similar a las empleadas en la construcción del tabernáculo». Asimismo, está escrito en la Torá (Vaikrá 19:30): » Mis sábados habréis de guardar, y mi santuario habréis de venerar» lo cual, según Rashi, implica que «a pesar de que os advierto respecto de la necesidad de construir el santuario habréis de cuidar Mis sábados, por lo que la construcción del Templo no antecede a la observancia del Shabat».

Esto significa que la meta última del ser humano que fue creado a Imagen y Semejanza Divina es ser socio de HaShem en la construcción o reparación del mundo. Ésta se lleva a cabo principalmente mediante la construcción del Tabernáculo en el cual ha de reposar la Divina Presencia. Desde el Tabernáculo, la luz superior se expande hacia el mundo y se revela el hecho de que todo éste debería ser un asiento de la Divina Presencia («Shejiná«), ya que en todo lugar que el ser humano obre por «amor al Cielo», esto es desinteresadamente («leshem shamaim«), con generosidad y honestidad para beneficio del mundo, posará la Divina Presencia y será alcanzado por la Santidad del Tabernáculo. De esto resulta que en esencia, las labores que se realizan en el mundo tienen por cometido real generar un espacio, un asiento para la Divina Presencia, y a pesar de su crucial importancia debemos cesar la actividad al llegar el Shabat. Así como HaShem creó el mundo en seis días y el séptimo cesó en su labor confiriéndole de esta manera significado espiritual a los días laborables, de la misma manera se nos ordenó cesar en nuestra labor en Shabat para de esa manera poder revelar el valor intrínseco de las diferentes labores (ver arriba cap. 1 inciso 10).

A Moshé nuestro Maestro, se le indicó en Sinai que las labores necesarias para construir el Tabernáculo son treinta y nueve (Talmud Babilonio Tratado de Shabat 70(A)). Las labores son: 1) sembrar, 2) arar, 3) cosechar, 4) unir gavillas, 5)trillar, 6) airear o aventar, 7) seleccionar, 8) moler, 9) tamizar o cernir, 10) amasar, 11) hornear, 12) esquilar, 13) blanquear, 14) peinar el material crudo, 15) teñir, 16) hilar, 17) hacer urdidura (proceso de tejido), 18) hacer el ligamento (proceso de tejido), 19) tejer, 20) cortar el tejido del telar, 21) atar un nudo, 22) desatar un nudo, 23)coser, 24) rasgar con el objetivo de coser, 25) cazar, 26) faenar, 27) desollar, 28) curtir, 29) marcar líneas, 30) raspar para borrar, 31) cortar de acuerdo a un tamaño…marcar, 32) escribir, 33) borrar, 34) construir, 35) demoler, 36) extinguir un fuego, 37) encender un fuego, 38) dar el último toque para que un utensilio adquiera el carácter de tal, 39) cargar o transportar de un dominio a otro (ídem 73(B)).

Todas estas treinta y nueve labores y sus símiles son denominadas «Avot Melajá» o labores originales. Empero en el caso de una labor que es sólo parcialmente similar a la labor original, ésta es denominada «toladá» o labor derivada. En la práctica,  no existe mayor diferencia entre labor original y labor derivada pues ambas están prohibidas por la Torá y están igualmente penadas. La única diferencia es que una labor que es exactamente igual a la empleada para construir el tabernáculo es denominada «original», mientras que si su similitud es distante de la obrado en el «Mishkán» se la denomina «derivada» (Rambám en su comentario a la Mishná de Shabat 7:2).

La implicancia halájica del ordenamiento de las labores en treinta y nueve categorías diferenciadas es que si alguien realiza involuntariamente en Shabat todas las labores, debe traer  treinta y nueve ofrendas expiatorias. Si realizó involuntariamente sólo cinco labores debe traer igual número de ofrendas. Empero, si hizo diferentes acciones enmarcadas en la misma labor original y sus derivadas – debe traer una sola ofrenda expiatoria (Rambám Shabat 7:7-9).

Esta entrada fue publicada en 09. Las reglas generales de la realización de labores ("Melajot").. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *