04 – «Regar»

https://ph.yhb.org.il/es/01-19-04/

El riego de plantas está prohibido por entrar en el ámbito de la labor de «sembrar», ya que el riego ayuda al crecimiento de la planta. Empero, antes de entrar el Shabat se permite abrir las mangueras de riego o los aspersorios de modo tal que la acción de riego se prolongue entrado el Shabat. Asimismo, se permite programar un computador de modo tal que comience la función de riego en Shabat, dado que durante el día sagrado el judío no realiza labor alguna. En el caso de quien abrió los tubos de riego antes de Shabat puede cerrarlos posteriormente ya que el cierre no implica la realización de labor alguna (ver arriba 2:9).

Quienes comen en el jardín deben tener precaución de no tocar con las manos plantas o sus raíces (Shulján Aruj 336:3). En las plantas pequeñas que tienen raíces cortas, la prohibición de tocar aplica únicamente a la planta en sí, mientras que en el caso de plantas grandes no se puede tocar el cantero que la rodea.

Se puede volcar agua si no se lo hace sobre la planta o sus raíces. Si bien es posible que al final el agua llegue a las raíces de la planta en cuestión o que permita que crezcan en el lugar plantas silvestres, no hay  prohibición pues no hay intención en el acto (Kaf HaJaím 336:27).

Se prohíbe verter agua sobre tierra no apta para plantar pues el agua ablanda el suelo y lo vuelve apto para la siembra o el plantado, y por ende se trata de la labor de «arar» (Mishná Berurá 336:26, Sha´ar Hatziún 18).

Esta entrada fue publicada en 19 - Labores relativas al reino vegetal. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *