08 – Reglas suplementarias

https://ph.yhb.org.il/es/01-19-08/

Lo que los sabios prohibieron es el uso del árbol o similares, por ejemplo, arbustos que poseen ramas fuertes de las cuales crecen frutos duros, como la calabaza; empero, no decretaron prohibición sobre diferentes hierbas blandas. Por lo tanto, se permite sentar sobre el césped a pesar de que al hacerlo se muevan hierbas.

Se prohíbe oler un fruto aún conectado al árbol si ya está maduro para su consumo, no sea que se lo arranque para ingerirlo. Empero, se permite oler plantas aromáticas en su sitio de crecimiento pues no hay razón  para arrancarlas, ya que se pueden oler estando conectadas. Sin embargo, si el aroma proviene de las ramas del árbol, no se las puede sostener con la mano pues se las considera como árbol, el cual está prohibido mover. Si las ramas son blandas como en el caso del mirto (“Hadas”) se permite sostenerlas con la mano y acercarlas a la nariz paras olerlas adecuadamente teniéndose, por supuesto, la precaución de no arrancarlas.

Se permite caminar sobre pasto aunque sea razonable pensar que al hacerlo algunas hierbas serán arrancadas, pues quien lo hace no tiene la intención y además no se tiene la absoluta certeza de que esto ocurra. Sin embargo, cuando el pasto está muy crecido y es evidente que se verá arrancado, no se podrá caminar sobre el mismo (Shulján Aruj 336:3, Be´ur Halajá allí).

Así como los sabios prohibieron utilizar un árbol en Shabat, prohibieron asimismo montar un animal, no sea que el jinete arranque una rama de un árbol para dirigir a la bestia. También prohibieron extraer miel de un panal pues se percibe o se ve como arrancar algo de su origen (Shulján Aruj 321:13).

Se permite colocar un animal junto a un atado de hierbas para que coma de estas sin que se considere una trasgresión a la prohibición de “cosechar”, ya que la bestia come para sí y no se nos ordenó cuidar que nuestros animales cuiden Shabat, sino únicamente que no realicen labores para nosotros (Talmud Babilonio Tratado de Shabat 122(A), Shulján Aruj 324:13).

Esta entrada fue publicada en 19 - Labores relativas al reino vegetal. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *