02 – La cuadratura del «área de pernocte» («ribúa hatjum»).

https://ph.yhb.org.il/es/01-30-02/

Nuestros sabios establecieron que el sitio donde una persona pasa el Shabat es cuadrado, por lo que el «área sabática» también lo es. Si una persona pasa el Shabat en el campo y su sitio es de dos codos por dos codos, su «área sabática» no será un círculo con radio de cuatro codos sino que será un cuadrado de cuatro codos por cuatro codos de modo tal que gana también los vértices. Si la persona pasa el Shabat en la ciudad o en un poblado, aunque la forma de estos sea circular, se introducen los perímetros dentro de un cuadrado o rectángulo de modo tal que se ganan también los vértices (Mishná Eruvín 53(A)).


Posteriormente, se miden dos mil codos en las cuatro direcciones geográficas y nuevamente se traza un cuadrado o rectángulo que es el «tjum Shabat» o «área sabática», y de esa manera resulta que nuevamente se gana el área de los vértices.


La halajá en virtud de la cual se confiere forma cuadrada a la ciudad la aprendemos del área que se les entregó a los levitas en las afueras de sus ciudades, tal como está escrito (Bamidbar 35:5): «Y habréis de mensurar, en las afueras de la ciudad, por el lado este dos mil codos; y por el lado sur dos mil codos; y por el lado oeste dos mil codos; y por el lado norte dos mil codos; y la ciudad en el centro. Estos serán para ellos los ejidos de las ciudades

La razón básica por la cual se da forma cuadrada al «área sabática» es la dificultad que conlleva trazar un área circular pues sería necesario medir dos mil codos en casi cada punto del trazado. Por el contrario, si se desea trazar un área cuadrada se debe llevar a cabo cuatro mediciones en las cuatro direcciones geográficas para luego trazar una línea recta en cada una de ellas y el resultante será el «área sabática».

Existe además una razón de índole espiritual, pues el hombre y su vida se mueven circularmente, sus órganos poseen forma circular, y así también se le presentan sus pensamientos y deseos. El círculo insinúa el infinito que carece de comienzo y de fin por lo que al ser humano se le dificulta realizar sus aspiraciones. La solución a esto pasa por introducir las ideas circulares e infinitas en esquemas o marcos cuadrados, los cuales ayudarán a la persona a realizarlas. De eso se trata el «área sabática», que está destinada a otorgar un receptáculo para la santidad y la bendición del Shabat. Por esta razón, las ciudades de los levitas destinadas a la revelación de la fe en el mundo están rodeadas de un área cuadrada.

Esta entrada fue publicada en 30. Las "áreas ("tjumim") del Shabat". Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *