12. 248 (רמ”ח) palabras.

https://ph.yhb.org.il/es/02-15-12/

La Torá trae vida y salud tanto al mundo como al hombre, especialmente en el recitado del “Shemá” que incluye los fundamentos de la fe y del cumplimiento de los preceptos. Nuestros sabios nos dijeron que en este recitado hay doscientas cuarenta y ocho palabras, al tiempo que el cuerpo humano está compuesto de igual número de órganos, por lo que si la persona recita correctamente el “Shemá“, cada parte de su cuerpo recibe un vocablo y mediante este se sana. En la práctica, ocurre que el “Shemá” con sus tres porciones contiene solamente doscientas cuarenta y cinco palabras y para completar las tres faltantes el oficiante repite “Hashem Elokeijem Emet” (Zohar HaJadash Ruth 95:1).

Quien reza sin “Minián” le faltan las tres palabras existiendo diferentes costumbres respecto de cómo completarlas. Según la usanza ashkenazí se dicen antes de empezar el “Shemá” las palabras “E-l Melej Neemán“. Según el Shulján Aruj, se pueden completar al leer las quince letras de las tres palabras que comienzan con la letra “vav” de la bendición posterior al recitado del “Shemá” (“Veiatziv venajón veiashar“) que insinúan tres nombres sagrados que completan así el número deseado (Shulján Aruj y Ramá 61:3).

Según la usanza de la mayoría de los sefaradíes, quien reza solo repite para sí las tres palabras “Hashem Elokeijem Emet“. Es claro que la repetición de un individuo no equivale en importancia a la del oficiante, pero en cierta forma actúa como sustituto parcial. Quien termina de recitar el “Shemá” después que el oficiante repitió las tres últimas palabras las repetirá para sí, de modo que pueda completar el número de vocablos (Kaf HaJaím 61:15-16).

Esta entrada fue publicada en 15. El recitado del Shemá.. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *