03. La extracción del rollo de la Torá del arca y su devolución.

Se acostumbra a recitar versículos al abrirse el arca y mientras se conduce el rollo a la tarima de lectura, así como también durante su devolución. Tal como está impreso en los libros de rezo, cada comunidad conforme a sus costumbres.

Los ashkenazíes acostumbran a entonar primeramente «E-l Erej Apáim…» salvo los días en los que no se recita Tajanún. Tras algunos versículos  acostumbran a decir «Brij Shemei«. Los sefaradíes acostumbran a recitar este pasaje en sábados y días de fiesta únicamente y algunos lo dicen también en Rosh Jodesh (Piskei Teshuvá 134:13).

El oficiante debe sostener el rollo de la Torá con la mano derecha y al entonar «Gadelú» habrá de elevarlo un poco. Según la usanza ashkenazí en sábados y días de fiesta el oficiante debe recitar «Shemá…» y «Ejad…», eleva el rollo y el público repite tras él. Luego debe ir por el lado derecho para traer el rollo al podio de lectura (Ramá 134:2, Mishná Berurá13). Se acostumbra a besar el  rollo de la Torá y acompañarlo unos pasos cuando pasa cerca de uno. La mayoría de las personas acostumbran a besar el rollo directamente con sus bocas mientras que hay quienes lo tocan con sus manos y acto seguido se las besan (ver Piskei Teshuvá 149:1-2). Una persona enferma o resfriada es  bueno que no bese el rollo directamente con su boca para no contagiar a los demás.

El encargado de la sinagoga debe preparar el rollo en el sitio en el cual se debe leer para que no haya necesidad de prepararlo mientras el público espera, pues no sería respetuoso para con éste. Normalmente no es necesario prepararlo, por cuanto que la lectura se lleva a cabo conforme el orden de las porciones semanales. Sin embargo, en los días de fiesta, novilunios y ayunos se leen porciones diferentes que no van de acuerdo al orden semanal, por lo que es necesario preparar los rollos para su lectura  y luego es necesario devolverlos a su capítulo anterior, conforme al orden semanal.

Si por error se extrae otro rollo de la Torá que el deseado, se acostumbra a no cambiarlo aunque el público tenga que esperar a que se coloque en la porción deseada. Esto honra al rollo de la Torá, ya que una vez que es extraído no se lo cambia por otro (Kaf HaJaím 144:13). Hay otros juristas que opinan que se puede cambiar de rollo para evitar que el público pierda tiempo, inclusive si el rollo equivocado ya fue colocado sobre el podio de lectura. En caso de necesidad, si el público es sensible a su tiempo perdido, se puede actuar conforme a esta última opinión (Igrot Moshé Oraj Jaím II 37).

Índice de halajot en el capítulo

Índice de capítulos