09. Quien reza solo y el público que no leyó la Torá.

La lectura de la Torá fue decretada para el público y esta obligación no recae sobre cada individuo por separado (Rambán, a Meguilá 5(A)). Por lo tanto quien se ve en la necesidad de salir en medio de la lectura de la Torá y perdió parte de esta no precisa buscar otro servicio en el cual completarla.

En el caso de quien se encuentra en la disyuntiva entre rezar con Minián y salir antes de la lectura de la Torá o escuchar la lectura y luego rezar solo, es preferible la primer opción pues el deber del individuo es rezar con quórum, siendo que la lectura de la Torá es un deber de la congregación y no individual (ver Minjat Itzjak 7:6, ver Piskei Teshuvá 135:2). Asimismo, quien tenía que rezar solo y luego se enteró de un Minián que aún no leyó la Torá, no está obligado de ir a escuchar la lectura (Iabía Omer IV Ioré Deá 31:3).

Quien llegó tarde al servicio y mientras recita los cánticos de alabanza o las bendiciones del recitado del Shem- el público comenzó a leer la Torá, si va de tener oportunidad de escuchar la lectura más tarde- que continúe con su rezo. Empero si no habrá de tenerla posteriormente, a priori es bueno que se detenga en su rezo y la escuche (Leket Iosher pág. 18; Iabía Omer 7:9).

Si se juntan por la mañana seis personas que rezaron solas y no leyeron la Torá, pueden incorporar otros cuatro y leerla (Beur Halajá 143:1, ver Piskei Teshuvá143:3).

Incluso si las personas en cuestión se reunieron por la tarde, en opinión de muchos de los sabios de las últimas generaciones, podrán completar la lectura de la Torá en el horario de Minjá (Mishná Berurá 135:1). Si bien hay juristas que difieren y sostienen que no se debe leer la Torá después del mediodía, de todas maneras en la práctica, quien quiera completar la lectura por la tarde lo podrá hacer y así lo hicieron muchos de los grandes maestros de Israel (Responsa Iehudá Iaalé a Oraj Jaím 51). Por lo tanto, si hay un Minián de soldados o personas que están de viaje y carecían de rollo de la Torá durante el servicio de Shajarit y por la tarde consiguieron uno, podrán entonces leer lo que les faltó por la mañana (ver Iabía Omer 4:17, Piskei Teshuvá 135:24).

Esta entrada fue publicada en 22. La lectura de la Torá.. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *