03. El recuerdo de la salida de Egipto.

https://ph.yhb.org.il/es/03-16-03/

Es un precepto de la Torá recordar la salida de Egipto diariamente, tal como está escrito (Devarim 16:3): “a fin que recuerdes el día en que saliste de la tierra de Egipto, todos los días de tu vida”. Nuestros sabios entendieron que la palabra “todos” se refiere al deber de recordar la salida de Egipto tanto de día como de noche (Talmud Babilonio Tratado  de Berajot 12(B)). Se puede cumplir con este precepto recitando todo versículo que mencione la salida de Egipto y asimismo se puede cumplir con palabras propias alusivas al evento.

Nuestros sabios dispusieron que se recite la porción de “Vaiomer” en el recitado del Shemá por dos motivos: el primero porque menciona el precepto del tzitzit que recuerda a todos los mandamientos de la Torá; el segundo porque evoca la salida de Egipto. Por lo tanto se acostumbra a recitar “Vaiomer” también por la noche ya que si bien no corresponde mencionar entonces el tzitzit, es pertinente recordar a esa hora la salida de Egipto (ver Tratado de Berajot 14(B), Kesef Mishné Hiljot Kriat Shemá 81:2-3).

Existe una diferencia entre los preceptos de recitar el “Shemá” y el recordar la salida de Egipto. El primero se puede cumplir únicamente durante las tres primeras horas del día (“horas temporales”) que es cuando la gente suele levantarse; mientras que el deber de recordar la salida de Egipto de día se puede cumplir a toda hora. Empero, de acuerdo con lo dispuesto por nuestros sabios el precepto de recordar el Éxodo lo cumplimos conjuntamente con el recitado de todo el “Shemá”. La salida de Egipto se recuerda en la bendición “Emet Veiatziv” en Shajarit y “Emet Veemuná” en Arvit y quien las recita cumple con el precepto de recordarla aunque no haya recitado el Shemá.

En el caso de las mujeres hay juristas que opinan que dado que el precepto de recordar la salida de Egipto aplica de modo continuo de día y de noche no se trata de un precepto marcado por el tiempo, por lo que las mujeres están preceptuadas de cumplirlo. Por lo tanto, según esta opinión las mujeres deben recitar a diario en Shajarit la bendición de “Emet Veiatziv” y por la noche en –Arvit la bendición de “Emet Veemuná” (Maguén Abraham).

Según la opinión mayoritaria de los juristas por cuanto que existe un precepto especial de recordar el Éxodo de día y otro de hacerlo por la noche, sí se trata de un precepto marcado por el tiempo del cual las mujeres se hallan exentas (Shaagat Haarié 13, Mishná Berurá 70:2).

De todas maneras, aquella mujer que desee cumplir con el precepto será bendecida. En este caso es preferible que cumpla el precepto mediante el recitado de  la bendición de “Emet Veiatziv” ya que la porción de “Vaiomer” está vinculada al precepto de tzitzit del cual las mujeres se hallan exentas mientras que la temática central de la bendición de “Emet Veiatziv” es la redención del pueblo de Israel y corresponde a hombres y mujeres por igual. Además, si la mujer en cuestión inmediatamente después de recitar la bendición de “Emet Veiatziv” reza la Amidá tendrá el mérito de adjuntar el rezo a la redención (ver adelante halajá 13).

Esta entrada fue publicada en 16. El recitado del "Shemá" y sus bendiciones. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *