14. Interrupción en medio del recitado del “Shemá” y sus bendiciones.

https://ph.yhb.org.il/es/03-16-14/

A los efectos de evitar odio u ofensas, los sabios permitieron saludar en medio del recitado del “Shemá” y sus bendiciones a una persona a la que el protocolo así lo requiere (Shulján Aruj 66:1). Empero en la práctica, los juristas escribieron que dado que hoy no se acostumbra a interrumpir durante el rezo, las personas importantes y aquellas a las que les debemos respeto y temor no se habrán de ofender si no se las saluda durante el servicio, por lo que queda sin efecto el antes mencionado permiso de interrumpir durante el recitado del “Shemá” y sus bendiciones (Mishná Berurá 66:2, según Sefer Hajinuj).

Sólo con una persona que no es consciente de la trascendencia del rezo y puede llegar a ofenderse  se puede aplicar la regla original y saludarlo. Asimismo en el caso de un “baal teshuvá” (persona nueva en el mundo del cumplimiento de los preceptos) cuyos padres no entienden el valor que tienen los rezos para él, puede saludarlos, mas no continuará hablando con ellos más allá del saludo. En medio de los versículos “Shemá Israel” y “Baruj Shem Kevod” no se puede interrumpir en absoluto a menos que se trate  de una circunstancia que encierra peligro de vida.

Una persona puede interrumpir y hablar en medio del recitado del “Shemá” y sus bendiciones para evitar daño físico o económico. Si le es posible es mejor finalizar la bendición o porción antes de interrumpir (ver Beur Halajá 66:1).

Aquella mujer que ve a una compañera que trasgrede una prohibición habrá de insinuarle para que deje de hacerla, en caso de que no entienda la señal podrá interrumpir y hablarle para apartarla de la prohibición. Este permiso obedece al hecho de que si está permitido interrumpir en medio del recitado del “Shemá” en honor a personas de carne y hueso, mucho más aún se puede interrumpir en Honor al Cielo (Ritba, Kaf HaJaím 66:7).

Se puede interrumpir en medio de las bendiciones del recitado del “Shemá” a los efectos de responder a un Kadish o una Kedushá y otras cuestiones relativas a la santidad. Las reglas referentes a estos casos se detallarán más adelante (20:9-10).

Esta entrada fue publicada en 16. El recitado del "Shemá" y sus bendiciones. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *