10. ¿Cómo se recita?

https://ph.yhb.org.il/es/03-16-10/

El «Shemá» se puede recitar de pie, sentado o recostado sobre un lado (Talmud Babilonio Tratado de Berajot 10(A), Shulján Aruj 63:1). De esta halajá podremos inferir que la fe no está desconectada de la vida real y que sólo se puede expresar en determinada situación. La fe expresada en el recitado del «Shemá» participa de todos los aspectos vitales de la existencia humana por lo que se puede cumplir con el precepto en cualquier postura.

Por la base de la ley se puede recitar el «Shemá» también caminando, tal como está escrito «cuando estuvieses en el camino». Sin embargo nuestros sabios consideraron que no corresponde que una persona acepte el Yugo Celestial de pasada, esto es, en una situación transitoria y por lo tanto es bueno que el caminante detenga su paso al recitar el primer versículo (Shulján Aruj 63:3, Mishná Berurá 9).

Dada la importancia de la primera porción en la que aceptamos el Yugo Celestial, la persona debe tener cuidado al recitarla y no ocuparse de ninguna otra actividad, ni insinuará o señalará cosa alguna con sus ojos, dedos o labios (Shulján Aruj 63:6).

Es importante destacar que los preceptos requieren de intención en su cumplimiento (Shulján Aruj Oraj Jaím 60:4), por lo que además de realizar el acto preceptivo se debe tener conciencia que la acción en cuestión es un deber. A los efectos de explicar esta regla podemos decir que así como el hombre posee cuerpo y alma lo mismo ocurre con el precepto de modo tal que el acto preceptivo se asemeja al cuerpo de la mitzvá y la intención con la que la acción es acompañada  al alma de la misma (ver Peninei Halajá Tefilá 15:8).

Esta entrada fue publicada en 16. El recitado del "Shemá" y sus bendiciones. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *