08. Se debe estudiar sobre las leyes de Pesaj treinta días antes de la Festividad

https://ph.yhb.org.il/es/04-01-08/

Se consultan y estudian las leyes pascuales treinta días antes de Pesaj. Esto lo aprendimos de Moshé Rabenu quien explicó las leyes de Pesaj Shení que cae el 14 de Yiar, un mes antes durante la festividad de Pesaj que cae el 14 del mes de Nisán. La principal razón de esto obedece a que todo el pueblo de Israel necesitaba preparar los sacrificios pascuales previo a la fiesta y revisar que los animales a ofrendar careciesen de defecto alguno que los torne no aptos ritualmente (Talmud Babilonio Tratado de Pesajim 6(A), Tratado de Avodá Zará 5(B)).

Incluso hoy, tras la destrucción del Templo de Jerusalém, este decreto no se anuló y por ende es necesario estudiar las leyes referentes a Pesaj treinta días antes del arribo de la festividad. Como es sabido las normas pascuales son numerosas: es necesario casherizar la casa, revisar el jametz y eliminarlo, hornear las «matzot» y llevar a cabo el Seder. Hay algunos sabios medievales que consideran que el decreto se refiere a que treinta días previo a la festividad, de entre todas las consultas que se le formulan a los eruditos éstos deben responder en primer lugar las relacionadas con Pesaj, pues se trata de consultas prácticas vinculadas a la fiesta que está por venir. Según estos juristas no existe un deber específico de estudiar las leyes pascuales en esos días (Ran y Rashbá). Sin embargo, muchos de los juristas medievales entienden que el precepto de fijar un tiempo para el estudio de las leyes pascuales aplica treinta días antes de la fiesta, o sea, a partir del día 14 del mes de Adar (Purim). Asimismo, en los colegios y en las ieshivot es correcto establecer un espacio de estudio de las leyes pascuales durante ese mes.

Respecto de las demás festividades, los juristas debatieron si es necesario estudiar las leyes correspondientes con treinta días de anterioridad. Hay algunos que sostienen que el decreto en cuestión fue establecido a los efectos de prepararse para traer ofrendas al Templo y en cada una de las tres fiestas de peregrinación se traían tres sacrificios: una ofrenda de «Reiá» (por hacerse presente y ver la Divina Presencia en el Templo), una de «Shalmei Jaguigá» (ofrenda festiva) y una tercera «Shalmei Simjá» (ofrenda de agradecimiento por la alegría festiva). Por lo tanto, según esta idea es correcto estudiar las leyes correspondientes a cada celebración treinta días antes de la festividad. Otros juristas entienden que esta costumbre se aplica fundamentalmente a Pesaj por cuanto que sus halajot son numerosas y estrictas (Mishná Berurá 429:1).

Todo esto se refiere a los preparativos previos a las fiestas, empero durante estas existe un decreto antiguo de los días de Moshé Rabenu, de bendita memoria, el cual ordena que en cada festividad los judíos estudien las leyes correspondientes a la misma, así como también profundicen en su significación espiritual (Tratado de Meguilá 32(A), Maguén Abraham 429:1).

Esta entrada fue publicada en 01. El significado de la fiesta. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *