07. Quien falta el respeto a las festividades

El Tratado de Avot (3:11) explica un principio sumamente importante. «Rabí Elazar HaModaí dice: quien profana la santidad de las ofrendas del Templo y falta el respeto debido a las festividades[1]… y quien explica la Torá de una manera distante a la intención original, aunque cuente con estudio de Torá y haya cumplido los preceptos no tiene parte en el mundo venidero».

Mi maestro el Rabino Tzví Iehuda HaCohen Kuk, de bendita memoria, solía decir que es necesario comprender cómo es posible que una persona que detenta en su haber estudio y cumplimiento de preceptos no sea merecedora de acceder al mundo venidero. Esto y más, ya que por cuanto que la Mishná no detalla cuánta Torá o cuántas buenas acciones tiene esta persona en su haber, significa que, aunque se trata de un gran erudito sumamente cuidadoso en el cumplimiento de los mandamientos y abunde en buenas acciones, como le falta el respeto debido a las festividades y explica la Torá de una manera distante a la intención Divina original no accede al mundo venidero.

Es necesario entender que la persona a la cual nos referimos es sumamente respetuosa de la tradición, cumple el Seder de Pesaj en todos sus detalles con minuciosidad, pero fundamenta todo en la racionalidad humana. Explica la importancia de la festividad de Pesaj y del Seder en el hecho de que por su intermedio los mayores transmiten la tradición a la joven generación y les inculcan los fundamentos morales de la libertad humana, el propósito de mejorar el mundo; la «matzá» patentiza y agudiza la consciencia histórica israelita y las cuatro copas de vino expresan la correspondiente alegría humana. Si bien todas estas ideas son correctas y hermosas carecen de lo principal que es el hecho de que D´s eligió al pueblo de Israel entre todas las naciones y nos dio Su Torá, nos ordenó celebrar Pesaj y comer «matzot» durante la noche del Seder.

Ese judío respeta mucho el Shabat pues en este día la familia judía se amalgama y consolida, cada judío en este día puede descansar del arduo quehacer de la semana y dedicarse a temas espirituales. Esta persona incluso explica que más de lo que los judíos cuidaron al Shabat este cuidó de los judíos. Empero, elige olvidar algo, que el Santo Bendito Él nos ordenó cuidar el Shabat en todas sus reglas generales y particulares.

A esto se refiere la Mishná con el concepto de «explicar la Torá de un modo distante a la intención original» («sheló kahalajá»). Si bien la persona en cuestión se esmera en su estudio, considera que la Torá no es de origen Celestial, sino que se trata únicamente de una sabiduría humana y por ello se permite a veces darle una interpretación distante de su sentido original. Le falta el debido respeto a las festividades al considerarlas tradiciones elaboradas por seres humanos que buscan expresar diferentes ideas espirituales y de hecho niega que hayan sido ordenadas por D´s en la Torá. Por lo tanto, aunque el judío en cuestión detente estudio de Torá y la realización de buenas acciones en este mundo, por lo que es considerado una persona honorable y respetada, empero carece de conexión alguna con la santidad, no participa de la misión eterna del pueblo de Israel y por lo tanto no tendrá parte en el mundo venidero.


[1]. El sentido tradicional se refiere a quien hace de los días intermedios de las festividades de Pesaj y Sucot (Jol Hamoed) días similares a los hábiles que a los festivos (n. de t.).

Esta entrada fue publicada en 01. El significado de la fiesta. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *