8 – “Al Hanisim”, “Halel” y la lectura de la Torá.

https://ph.yhb.org.il/es/05-11-08/

Nuestros sabios establecieron los días de Januca para agradecer y alabar a Dios por la salvación del pueblo de Israel. A estos efectos se redactó la plegaria de “Al Hanisim” que se recita en la bendición del agradecimiento (“Modím anajnu Laj”) en la “Amidá”, y en la segunda bendición de la plegaria posterior a la ingestión de alimentos, “Birkat Hamazón” en la bendición de “Nodé Lejá”. En la bendición de “Me´ein Shalosh” no se menciona a Januca. Si se olvidó de recitar “Al Hanisim” en la “Amidá” o en el “Birkat Hamazón” no es necesario volver a recitar la plegaria. Si se acordó antes de terminar la bendición en la que se agrega “Al Hanisim” lo recita, pero si ya pronunció el nombre de Dios que se encuentra al final de la bendición, no lo hace (Shulján Aruj 682:1). Es conveniente que recite “Al Hanisim” al finalizar la oración después de recitar las bendiciones, ya que en este lugar está permitido agregar súplicas o “tajanunim” y agradecimientos a voluntad. Quien se haya olvidado de recitar “Al Hanisim” en “Birkat Hamazón”, podrá decirlo al final junto con “Harajamán”, ya que en este lugar está permitido agregar agradecimientos a voluntad (Ramá 682:1, Mishná Berurá 4)

Asimismo es mitzvá recitar el “Halel” completo con su respectiva bendición, cada uno de los ocho días de Januca (Tratado de Arajín 10(A)). La regla general es, que cada vez que el pueblo de Israel está en peligro, como ser el yugo de la esclavitud o un decreto de exterminio, al salvarse, deben recitar “Halel” (Tratado de Pesajim 117(A), Meguilat Ta´anit 9:2).

Del precepto de recitar “Halel” completo con su respectiva bendición podemos aprender respecto del elevado nivel de la fiesta de Januca, ya que en Pesaj solo se dice “Halel” completo el primer día, mientras que en Januca se recita los ocho días.

Las mujeres están eximidas de recitar “Halel” por ser ésta una mitzvá sujeta al tiempo. Si de todos modos quiere decirlo estará cumpliendo con un precepto. d acuerdo con el uso ashkenazí y algunas comunidades de origen sefaradí deberá bendecir antes de recitar “Halel”. Empero de acuerdo a la mayoría de los juristas de origen sefaradí no deberá bendecir (Pninei Halajá Tefilat Nashim 2:9 nota 10).

En Januca se lee en la Torá la porción de las ofrendas elevadas por los príncipes de las tribus (‘nesiím’), el día de la inauguración del Tabernáculo. Cada día de Januca se lee la ofrenda del príncipe correspondiente, mientras que en el octavo día, se comienza por el príncipe y se lee hasta el final de la porción de las velas de la menorá, que aparece en el inicio de la porción de Beha´alotejá (Tratado de Meguilá 30(B), Shulján Aruj 684(1)).

Esta entrada fue publicada en 11 - Januca. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.